Bogotá. Dos menores de 9 y 10 años de edad murieron este viernes tras activar accidentalmente una mina en la vereda Tambi del municipio de Tumaco, departamento de Nariño, en el sur de Colombia.

De acuerdo a las primeras informaciones de las autoridades, los niños identificados como Edilberto González Mina y Javier González Mina regresaban de su escuela cuando uno de ellos pisó el explosivo cuyo impacto los mató a ambos.

Según la Fuerza Pública, los hermanos murieron en una zona de influencia de las FARC quienes habrían sembrado el artefacto explosivo en una región donde controlan el negocio del narcotráfico.

La Fiscalía señaló que los cuerpos de los menores se encuentran a esta hora en la morgue de Tumaco en donde se esperan los resultados de la necropsia para ayudar a establecer con más precisión las circunstancias en las que perdieron la vida.

Los hechos se dan una semana después de que el gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC anunciaran un acuerdo para comenzar el proceso de desminado en el país suramericano, que demoraría unos diez años y tendrá un costo aproximado de US$200 millones.

En los últimos 25 años un total de 11 mil colombianos han resultado víctimas de las minas antipersona que estarían sembradas en al menos 688 municipios del país.