Jerusalén. Los palestinos no detendrían inmediatamente las negociaciones de paz con Israel si no se extiende una moratoria limitada de 10 meses a la construcción en los asentamientos de colonos que expira el domingo, dijo el presidente palestino, Mahmoud Abbas.

En otra señal de que se podría hallar una forma de salir de una crisis que amenaza a las negociaciones que comenzaron hace menos de un mes, el ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, dijo que habían posibilidades de que el proceso de paz continúe.

Abbas había dicho reiteradamente que abandonaría las negociaciones con Israel a menos que la detención parcial a la construcción en los asentamientos judíos en territorios ocupados permaneciera vigente. Los palestinos consideran a los asentamientos de Israel como un obstáculo para la formación de su Estado.

La moratoria, que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha dicho que no será ampliada, vence a la medianoche del domingo (2200 GMT).

Cuando se le preguntó durante una entrevista realizada por el diario árabe al-Hayat si declararía el fin de las negociaciones si la detención parcial no continuaba, Abbas dijo: "No, nosotros regresaremos a las instituciones palestinas, al comité de seguimiento (de la Liga) Arabe".

Abbas se refería a un foro de la Liga Arabe que le dio la autorización para buscar negociaciones de paz directas con Israel, la que comenzaron el 2 de septiembre.

Nabil Abu Radainah, un portavoz de Abbas, dijo al periódico palestino al-Ayyam que Abbas había llamado a una reunión de la comisión de seguimiento "dentro de días" en El Cairo.

La entrevista del al-Hayat, publicada este domingo, fue realizada el viernes. Abbas y los funcionarios palestinos que lo acompañan, quienes deben llegar a Francia el domingo para una visita oficial, no estuvieron disponibles de inmediato para realizar comentarios.

Presiones. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha instado a Israel a continuar con la moratoria, pero Netanyahu, cuya coalición está llena de partidos favorables a los colonos, ha ofrecido sólo limitar el rango de nuevas construcciones.

"Creo que la oportunidad de lograr un entendimiento mutuamente acordado sobre una moratoria es 50 y 50", dijo Barack en una entrevista con al BBC en Nueva York. "Creo que las opciones de tener un proceso de paz son mucho mayores".

Funcionarios israelíes, incluido Barack, y funcionarios palestinos se reunieron con diplomáticos estadounidenses en Nueva York durante el fin de semana para intentar hallar una solución y evitar el anticipado colapso de las negociaciones en su primer obstáculo.

El portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos P.J. Crowley dijo que Washington está "haciendo todo lo que puede para mantener a las partes en las negociaciones directas".

Crowley sostuvo que el enviado especial de Estados Unidos a Oriente Medio, George Mitchell, se reunió con Abbas durante 30 minutos el sábado.

Algunos aliados de Netanyahu, incluidos miembros de su Partido Likud, están planificando celebrar el fin de la moratoria al atardecer de este domingo, realizando una ceremonia de entierro de las piedras angulares de las nuevas casas que se construirán en el remoto asentamiento de Revava en el norte de Cisjordania.

Más de 430.000 judíos viven en muchos más de 100 asentamientos establecidos en toda Cisjordania y el Este de Jerusalén en tierra que Israel capturó a Jordania en la guerra de 1967.

La Corte Internacional de Justicia considera que los asentamientos son ilegales, aunque Israel lo rechaza.

Los palestinos dicen que los asentamientos les harán imposible el crear un Estado viable y el tema es uno de los problemas centrales que se interpone a un acuerdo de paz.