El Cairo. La Autoridad Palestina no regresará a las negociaciones de paz con Israel a menos que se produzca una moratoria de las construcciones en asentamientos que incluya a Jerusalén del Este, dijo este domingo el presidente Mahmoud Abbas.

Abbas dijo que los palestinos e Israel no habían recibido un pedido oficial de Estados Unidos para reanudar las conversaciones iniciadas en septiembre y suspendidas semanas después, cuando el Estado judío se rehusó a extender una moratoria a las construcciones en las colonias judías de Cisjordania.

Consultado sobre si la Autoridad Palestina aceptaría retomar los diálogos si un nuevo congelamiento no incluye a Jerusalén del Este, Abbas dijo: "(...) si no hay una completa detención de la actividad de asentamientos en todos los territorios palestinos, incluyendo Jerusalén, no aceptaremos".

Abbas hizo declaraciones a periodistas luego de reunirse con el presidente Hosni Murabak en Egipto, que en 1979 se convirtió en el primer Estado árabe en pactar la paz con Israel.

El ministro de Relaciones Exteriores, Ahmed Aboul Gheit, y el jefe de inteligencia Omar Suleiman también estaban presentes.

Estados Unidos propuso un paquete de incentivos a Israel para que reanudara las negociaciones. Israel dijo que la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, le prometió 20 aviones de combate F-35 por un valor de US$3.000 millones, sin costo alguno.

A cambio, Washington desea que Israel congele las construcciones en los asentamientos judíos de Cisjordania por 90 días.

Los aliados de coalición del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, han demandado una confirmación escrita de Estados Unidos de que la nueva moratoria no incluiría a la tierra ocupada de Jerusalén del Este.

Israel sostiene que Jerusalén del Este es su capital, un estatus no reconocido a nivel internacional, y los palestinos desean la ciudad para nombrarla capital de un futuro Estado.

"Durante el último año hemos visto un fenómeno de negativa de Abu Mazen (Abbas) a comprometerse en conversaciones directas y lo hemos visto mencionar varias excusas para no dialogar", dijo a un canal de televisión el asesor de seguridad nacional israelí, Uzi Arad.

El funcionario sostuvo que los contactos con Estados Unidos sobre los incentivos propuestos continuaban, incluyendo el acuerdo por los aviones de combate.

Abbas también dijo que era inaceptable relacionar las estancadas negociaciones con una oferta estadounidense de ayuda militar adicional a su aliado Israel.

"No sólo nosotros queremos detener la actividad en los asentamientos, sino también Estados Unidos, el mundo y buena parte de la opinión pública israelí. Los esfuerzos no se extienden a nosotros (...) El problema radica entre el gobierno estadounidense e Israel", dijo el presidente palestino.