Ramallah, Cisjordania. El presidente palestino, Mahmoud Abbas, ha dicho a líderes árabes que él podría buscar que Estados Unidos reconozca que un Estado palestino ocupe toda Cisjordania si las negociaciones de paz con Israel siguen estancadas, dijo un colaborador este sábado.

La idea, planteada el viernes durante deliberaciones de la Liga Arabe en Libia, pondría nueva presión sobre Israel para que extienda el congelamiento sobre la construcción en los asentamientos judíos en territorios ocupados, sin que Abbas haya dicho que las negociaciones de paz no pueden continuar.

El negociador palestino de alto rango Saeb Erekat dijo que se han discutido "alternativas" a las negociaciones cara a cara lanzadas hace cinco semanas, entre ellas "pedir a Estados Unidos que reconozca al Estado de Palestina por sus fronteras de 1967".

"(Otra) es estudiar la posibilidad de ir al Consejo de Seguridad (de la ONU) para conseguir una resolución que llame a los estados miembros a reconocer al Estado de Palestina por sus fronteras de 1967", dijo a Reuters por teléfono desde el pueblo libio de Sirte.

Los palestinos quieren un Estado en Cisjordania, que incluya a Jerusalén Este, y la Franja de Gaza, tierras que Israel capturó de Jordania y Egipto en la guerra de 1967.

Israel abandonó Gaza en el 2005, pero insiste en que mantendrá la totalidad de Jerusalén -su capital declarada- y porciones de Cisjordania en las que tiene asentamientos bajo cualquier acuerdo de paz.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, impuso un congelamiento parcial de 10 meses a la construcción en los asentamientos en noviembre pasado, en lo que dijo era un gesto de buena voluntad para comenzar las negociaciones.

Pero Netanyahu, cuya coalición de gobierno incluye a partidos en favor de los colonos, se ha resistido a la presión internacional para extender la moratoria más allá de su vencimiento el mes pasado.

Propuestas anteriores para declarar un Estado palestino sin el consentimiento de Israel han sido recibidas con frialdad por Estados Unidos y otras potencias mundiales, las que desean una solución negociada aunque consideran que los asentamientos son ilegítimos.

Los palestinos dicen que los asentamientos les negarían un Estado viable, del que consideran a Jerusalén Este como su capital.

"No puedo especificar todas las alternativas que fueron presentadas por el presidente Abbas (a la Liga Arabe), pero el presidente seguirá trabajando con el gobierno estadounidense para lograr el ceso completo de las actividades en los asentamientos para retomar las negociaciones", afirmó Erekat.