Buenos Aires. Un avión Saab 340 de la pequeña aerolínea regional argentina Sol cayó en una remota zona de la Patagonia, provocando la muerte de las 22 personas que viajaban a bordo, dijeron el jueves la empresa y autoridades.

El avión se precipitó en la noche del miércoles cerca del aislado paraje de Prahuaniyeu, a unos 35 kilómetros de la localidad de Los Menucos, una zona desértica de la provincia de Río Negro, azotada habitualmente por fuertes vientos.

"Lamentablemente no hay sobrevivientes", dijo a la prensa en el aeropuerto doméstico de Buenos Aires Juan Nifeneger, vicepresidente de Sol, una pequeña aerolínea de vuelos regionales.

La empresa agregó en un comunicado que "hasta el momento no existe evidencia alguna sobre las causas del siniestro, que será investigado oportunamente por la Junta de Accidentes de la Administración Nacional de Aviación Civil".

Tras recorrer el campo donde se estrelló el avión junto a autoridades y cuerpos de rescate de Río Negro, el médico Ismael Alí, director del hospital de Los Menucos, dijo al canal de noticias TN que "estaba todo destrozado y quemado".

"Los múltiples fragmentos del avión. Todo carbonizado. Todo quemado", describió.

La alcaldesa (intendenta) de Los Menucos, Mabel Yahuar, informó que un vecino de la zona relató que vio producirse varias explosiones en el avión antes de que el aparato cayera a tierra convertido en una bola de fuego.

En la nave que cumplía el servicio 5428 entre Neuquén y Comodoro Rivadavia iban 19 ocupantes, entre ellos un menor de edad, aparte de dos pilotos y una azafata, dijo Sol.

El miércoles "a las 2050 (2350 GMT) se estableció la última comunicación (con el avión) notificando que se declaraba en emergencia", precisó.

El ministro de Gobierno de Río Negro, Diego Larraguy, sostuvo en declaraciones televisivas que el lugar del siniestro está en "una zona de vientos fuertes (...) en la que no hay prácticamente servicio telefónico".

El avión siniestrado despegó a las 20.08 hora local (2308 GMT) de la ciudad de Neuquén. Los servicios de Sol entre esa ciudad y la de Comodoro Rivadavia son utilizados habitualmente por empleados de compañías petroleras que operan en la región.

Los servicios de Sol permanecían habilitados para el jueves.

El último accidente de magnitud de una aerolínea comercial en Argentina fue en agosto de 1999, cuando un Boeing 737-204 de la extinta compañía Lapa se estrelló, tras un fallido despegue, a pocos metros de la cabecera de la pista del aeropuerto doméstico de Buenos Aires, provocando la muerte de 65 personas.