Bogotá. Se mantiene el clima de preocupación entre autoridades colombianos tras la explosión en una mina de carbón que dejó al menos 21 muertos e intensificó el debate sobre las condiciones de seguridad industrial de miles de mineros.

De acuerdo a cifras oficiales en 2010, más de cien personas murieron debido a accidentes al interior de estos minerales.

La explosión del miércoles pasado afectó a la mina La Preciosa, que ya registraba un hecho similar en 2007, pero esa vez el saldo de víctimas fatales fue mayor: 31 personas.

Según detalla Terra, los hechos sucedieron en el municipio de Sardinata, en el departamento de Norte de Santander, fronterizo con Venezuela, donde existen más e 150 minas de carbón bajo tierra.

Se espera que dentro de las próximas horas arribe un equipo de diez rescatistas chilenos para ayudar en las labores de recuperación de los cuerpos de los trabajadores

El episodio, viene a coronar una serie de accidentes al interior de minas, siendo el mayor el sucedido a mediados de 2010 cuando 71 mineros fallecieron al interior de una mina de carbón en Antioquia, en el noroeste del país.
En el caso de la explosión de esta semana, las autoridades han indicado extraoficialmente que existe temor a cerrar estas instalaciones debido al impacto que puede producir en el empleo.

El ingeniero John Rafael Abello, quien tiene una experiencia de 18 años en minas, indicó a BBC que estos recintos ofrecen "riesgos físicos y riesgos químicos".

"Hay riesgos físicos por el desprendimiento de rocas en los túneles y químicos, por la generación de gases y la producción de metano", señala el ingeniero.

El economista Álvaro Pardo, quien trabajó en el ministerio de Minas y Energía y ahora dirige la organización ambiental Colombia Medio, declaró que "son contadas las compañías mineras que cumplen los estándares apropiados de seguridad industrial".

Según Pardo, "la institucionalidad no tiene capacidad para vigilar y obligar a las compañías que cumplan los estándares de seguridad".

A raíz del accidente de este miércoles, el ministro de Minas y Energía de Colombia, Carlos Rodado, viajó a la zona para supervisar las tareas de rescate.