La Paz. La caída de un sobrecargado autobús a un barranco en la madrugada del domingo dejó al menos 26 personas muertas y 44 heridas, en el tercer accidente grave de carretera ocurrido en Bolivia en apenas tres días, según reportaron medios locales.

El jueves, en accidentes separados de un autobús y un camión de carga, murieron otras 23 personas, dijeron ese día cadenas radiales, aunque el correspondiente informe policial estableció entonces un saldo no definitivo de sólo 16 fallecidos.

La agencia estatal de noticias ABI dijo que el accidente del domingo ocurrió en un tramo de montaña de la carretera entre las ciudades de Cochabamba y Potosí y que, según la policía y varios sobrevivientes, fue causado por "problemas técnicos en los frenos" del vehículo.

El vehículo cayó a un precipicio de 90 metros y entre los heridos había 17 niños, agregó.

No se explicó de inmediato por qué había 70 personas en el vehículo, que transitaba por una vía estrecha apta sólo para autobuses con capacidad de hasta 45 pasajeros.

El Gobierno de Evo Morales ha anunciado varias campañas para reducir los desastres en las precarias carreteras bolivianas, pero ha admitido en la última semana que tenía dificultades para controlar que los automotores estén en buenas condiciones y evitar que los conductores se emborrachen en pleno viaje.