Washington. La entrada masiva a EE.UU. de menores no acompañados a través de la frontera sur tiene un componente de crisis de refugiados, dijo este miércoles Leslie Vélez, directiva del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

"Este flujo tiene una dimensión de refugiados (...) Es un desafío regional que necesita soluciones regionales", afirmó Vélez, que dirige la división de Acnur para la protección de los peticionarios de asilo, refugiados y apátridas en Estados Unidos.

La funcionaria de Acnur, que participó este miércoles en una conferencia en el Club Nacional de Prensa de Washington sobre la crisis de los niños migrantes, señaló que el principal factor que lleva a los pequeños, la mayoría de ellos centroamericanos, a migrar es la violencia en sus países.

Destacó, en ese sentido, que según la investigación realizada por Acnur más del 60% de los niños que migran dice hacerlo porque se siente en peligro y no cree poder encontrar protección en sus países de origen.

Mencionó, además, que ha habido un notable incremento en los últimos años en las peticiones de asilo por parte de hondureños, salvadoreños y guatemaltecos a otros países que no sean EE.UU.

Como ejemplo dijo que la cifra de solicitudes de asilo de salvadoreños en Nicaragua aumentó un 238 % en tan solo un año.

"Estas son señales de alerta para Acnur", destacó Vélez, quien recordó que el número de menores no acompañados que entran en EE.UU. se ha duplicado de forma constante cada año desde el 2011, cuando se calcula que cruzaron la frontera desde México unos 7.000 niños.

La funcionaria destacó, además, que la crisis de seguridad que vive Centroamérica ha comenzado a provocar además de la huida de los países una crisis de desplazados internos que huyen de los puntos más violentos de sus países.

Insistió, por lo demás, que las medidas que adopte Washington tendrán una gran influencia porque "el mundo entero observa lo que hace Estados Unidos".

Las autoridades estadounidenses calculan que en los últimos 10 meses entraron en el país de forma ilegal a través de la frontera sur 57.000 niños no acompañados, cifra que según las proyecciones oficiales puede subir a 100.000 para finales de este año