Nueva York. La mucama de hotel que acusó al ex jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI) Dominique Strauss-Kahn por agresión sexual demandó el martes al diario New York Post y a cinco de sus periodistas por difamación por informar que ella era una prostituta.

La inmigrante de Guinea de 32 años de edad acusó al Post por publicar artículos difamatorios entre el 2 y el 4 de julio "en un aparente intento desesperado de impulsar sus ventas que se hundían rápidamente".

La demanda presentada en la corte estatal de Bronx es por daños, que serán determinados en un juicio, por artículos que dijo que el Post conocía que eran falsos o debería haberlo sabido antes de publicarlos.

Un portavoz del Post no estaba disponible de inmediato para realizar comentarios.

El viernes los fiscales pusieron en tela de juicio la credibilidad de la mujer por una serie de mentiras sobre sus antecedentes incluyendo una falsa historia de ser violada en su solicitud de asilo a Estados Unidos.

El Post difundió el sábado que la mucama del Sofitel "estaba haciendo una doble tarea como prostituta, recogiendo dinero en efectivo de clientes masculinos".

En un artículo al día siguiente publicó que la mucama "seguía trabajando como prostituta en un hotel de Brooklyn, donde ella fue escondida por los fiscales".

La demanda establece que "todas estas declaraciones son falsas y han sometido a la demandante a la humillación, al escarnio y al ridículo en todo el mundo al retratarla falsamente como prostituta, o como mujer que comercia con su cuerpo por dinero y que constituyen difamación per se".