Buenos Aires. Los aeropuertos de Buenos Aires, los principales de Argentina, comenzaron a operar gradualmente en la noche del martes ante una mejora de las condiciones climáticas que ayudó a despejar una nube de ceniza volcánica suspendida sobre el espacio aéreo local.

La actividad aeroportuaria en el mayor aeropuerto internacional de Argentina, a unos 30 kilómetros del centro de Buenos Aires, era muy limitada ya que las principales aerolíneas mantenían suspendidos sus servicios en el país por las cenizas volcánicas esparcidas desde Chile.

Aerolíneas Argentinas dijo en un comunicado que mantenía suspendidas sus actividades, exceptuando una serie de vuelos regionales e internacionales, y que estimaba reanudar sus frecuencias pasado el mediodía del miércoles.

La erupción en la cadena chilena de volcanes Puyehue-Cordón Caulle trastorna hace diez días el tráfico aéreo en el Cono Sur sudamericano y miles de pasajeros están varados por la suspensión de vuelos, especialmente en la capital argentina.

"La nube de cenizas volcánicas emitida por el volcán chileno Puyehue ha disminuido su tenor y reducido su impacto y el pronóstico para lo que resta del día así como para las primeras horas de mañana son favorables para la aeronavegación", dijo en la tarde del martes el regulador aéreo local.

Pese a la mejoría, la compañía chilena LAN dijo que no operará a Buenos Aires hasta que las condiciones sean óptimas y cumplan con los altos estándares de seguridad que mantiene la compañía.

En un comunicado agregó que además se mantendrán suspendidos los vuelos a Auckland en Nueva Zelanda y Sídney, en Australia, zonas también afectadas por las cenizas.

Las compañías aéreas brasileñas TAM y Gol anunciaron que retomaron los vuelos para Argentina, Paraguay y Uruguay en la tarde del martes ante la mejora de las condiciones meteorológicas.

La Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) de Argentina agregó que los dos aeropuertos que sirven a Buenos Aires se encuentran abiertos y en condiciones de reiniciar operaciones paulatinamente a partir de las 21 horas (000 GMT), tras realizarse tareas de mantenimiento y barrido de cenizas.

Por su parte, en Uruguay, el aeropuerto de Carrasco volvía paulatinamente a normalizar sus vuelos ante una disminución en el riesgo de la nube de cenizas.

En las ciudades cordilleranas patagónicas cercanas al volcán, donde se decretó la emergencia agropecuaria y las calles están cubiertas de cenizas, las aerostaciones continúan cerradas.