El Cairo. Defensores del presidente egipcio, Hosni Mubarak, ingresaron este jueves en hoteles de El Cairo, persiguiendo a periodistas extranjeros, reportó el canal Al Arabiya.

Por su parte, el nuevo primer ministro, Ahmed Shafiq, se disculpó por la violencia en el centro de la capital, que según los manifestantes que piden la renuncia de Mubarak fue instigada por el gobierno.

"Como funcionarios y un Estado que debe proteger a sus hijos, pensé que era necesario pedir perdón y decir que esto no se va a repetir", dijo el primer ministro a periodistas, describiendo la violencia como "un desastre".

Shafiq prometió una investigación para hallar "si esto fue planeado, espontáneo, si alguien lo dirigió (o) si algún partido lo alentó".

También advirtió sobre el daño económico causado por las protestas, que ingresaron en su décimo día. "Pido a los manifestantes (...) que se den cuenta de que con cada hora que pasa hay destrucción. Nuestro trabajo está congelado", agregó.