La Agencia Civil Espacial Ecuatoriana (EXA) anunció este lunes que iniciará un proceso de rescate de "Pegaso", el primer satélite ecuatoriano lanzado al espacio en abril pasado, luego de haber sufrido un choque con los restos de un cohete ruso.

Ambos aparatos colisionaron de forma lateral el pasado jueves, desde entonces, el nanosatélite ecuatoriano no ha emitido ninguna señal a pesar de que sigue en órbita, informó el director de la agencia, Ronnie Nader.

El proceso de rescate de "Pegaso" durará unos tres meses, indicó Nader al tiempo que señaló que el nanosatélite "es 100 por ciento operativo" pero "no se puede integrar el sonido y la imagen que emite".

Debido a la temperatura en el espacio, "Pegaso" fue programado para que rote, pero desde el choque los giros son permanentes por lo que podría enfrentar un problema de congelación, explicó el responsable de la EXA.

Además, el aparato podría quedarse sin batería durante los tres próximos meses que dure la operación de rescate, que en caso de fracasar, se hará efectiva la cobertura del seguro, precisó.

El satélite, que fue puesto en órbita el pasado 25 de abril en un cohete no tripulado desde JiuQuan, China, emitió el 16 de mayo último las primeras imágenes de video captadas desde el espacio. Entonces, envió imágenes de zonas geográficas de Venezuela, Brasil, Colombia, Ecuador, Perú, y entre otras, según la EXA.

"Pegaso", es un pequeño cubo de 10 por 10 centímetros con paneles de 75 centímetros y un peso de 1,2 kilogramos.

Fue construido en Ecuador sin ayuda extranjera y con fines investigativos y educativos, pues la señal de video se iba a transmitir a escuelas para que los niños puedan ver en vivo la tierra desde el espacio e incluía también un proceso de instrucción.