Reportes de televisión hablan este viernes de 112 muertos tras las liberación de una sala de conciertos tomada por tres terroristas fuertemente armados, los que habrían disparado al interior de manera indiscriminada.

Dos de los terroristas, de acuerdo a las mismas informaciones, habrían sido ultimados por la policía francesa al momento de liberar el recinto.

El ataque de la policía fue bastante rápido y se escucharon explosiones al interior del recinto, de acuerdo a reportes, a fin de usar el factor sorpresa y evitar aún más pérdidas.

Los disparos se escucharon minutos después de que el presidente de Francia, Francois Hollande, anunciara que "está en curso una operación de asalto de las fuerzas de seguridad", aunque se desconoce si se trata del asalto policial o son los propios atacantes, informó la agencia de noticias EFE.

Dos testigos que lograron escapar de la sala de conciertos relataron a la cadena de noticias CNN que los atacantes estaban ejecutando a los rehenes "uno a uno".