Socorristas rescataron a última hora de este martes los cuerpos de tres mineros muertos tras una fuerte explosión en una pequeña mina de carbón en el norte de México que dejó un total de 14 trabajadores atrapados decenas de metros bajo tierra.

Pocas horas después de que los primeros rescatistas comenzaran sus labores, los cuerpos de tres muertos fueron localizados, aunque aún no eran sacados a la superficie, dijo el secretario del Trabajo, Javier Lozano, presente en el lugar.

"Lamento informarles que se han encontrado tres cuerpos sin vida al interior de la mina siniestrada en Sabinas Coahuila", dijo Lozano en su cuenta de la red social Twitter.

"El pronóstico es muy malo", dijo a periodistas afuera de la mina.

Seis trabajadores realizaban las tareas de rescate en la mina, una especie de tubo vertical con cañones o tubos subterráneos, para medir las condiciones de ventilación y constataron que es posible intentar rescatarlos, dijeron autoridades.

Afuera de la mina, esperaban acongojados familiares de los trabajadores. La explosión fue a las 7 de la mañana hora local (12 GMT) y se sintió varios kilómetros a la redonda, dijeron autoridades de Sabinas, la localidad donde se ubica la mina.

Lozano dijo que las instalaciones, de la empresa BINSA, habían comenzado a funcionar hace 20 días sin informar a las autoridades y que su propietario no se había presentado en el lugar.

Un joven de 14 años que estaba afuera de la mina cuando ocurrió la explosión perdió uno de sus brazos.

Chilenos apoyarán. Lozano dijo que este miércoles llegarán expertos de Chile para apoyar las tareas de rescate. El año pasado, 33 mineros en ese país fueron rescatados de la Mina San José tras permanecer bajo tierra más de dos meses.

La mina de Sabinas es una de las muchas pequeñas de carbón localizadas en Coahuila. No se trata de un gran complejo minero y tiene un tiro vertical con pequeños túneles.

Minas a pequeña escala se sostienen especialmente por la venta de carbón a la gubernamental Comisión Federal de Electricidad (CFE).

El presidente mexicano, Felipe Calderón, escribió en su cuenta de Twitter: "Estamos trabajando con el gobierno de Coahuila para la localización y rescate de los mineros atrapados por la explosión de mina de carbón".

En 2006, una explosión en la mina de carbón Pasta de Conchos, de Grupo México, ubicada en la misma región, provocó la muerte de 65 mineros. Los cuerpos nunca pudieron ser recuperados a pesar de las protestas de familiares.