Nueva York. El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, un político independiente que ha edificado su reputación en base a la eficiencia, podría ser derrotado por una tormenta de nieve.

Muchos habitantes de Nueva York, especialmente los distritos fuera de Manhattan, se escandalizaron de que sus vecindarios permanecieran enterrados bajo nieve, con una capa que llegó a los 50 centímetros.

Bloomberg, que ha descartado estar compitiendo por la presidencia de Estados Unidos pese las frecuentes especulaciones sobre sus aspiraciones políticas, está siendo golpeado por las acusaciones.

"Es un alcalde que se ha enorgullecido de sus capacidades como gerente. Si lo estuviéramos evaluándolo por su capacidad frente a la tormenta de nieve, obtendria una 'F'", dijo este miércoles el presidente del distrito del Bronx Ruben Diaz Jr.

"Bloomberg quiere competir por la presidencia, ¿pero es incapaz de abrir camino en el Bronx? Esto es inaceptable", agregó.

Las quejas más firmes vinieron de los distritos fuera de la ciudad -Bronx, Brooklyn, Queens y Staten Island- que volvieron a señalar que estaban en lugar secundario frente a Manhattan.

"Esto es loco. No fui capaz de llegar al trabajo por dos días. Mi calle está aún sin limpiar hoy", indicó Matthew Limongi, un trabajador de Queens.
Incluso los aliados de Bloomberg son críticos.

"Nunca he visto una falta de manejo tan grande y falta de liderazgo en mi vida. La gente está furiosa", indicó David Greenfield, concejal de la ciudad y quien apoya al alcalde desde hace tiempo.

Bloomberg, un multimillonario que financia sus propias campañas, rara vez admite sus errores pero el miércoles en una conferencia de prensa dijo "no hicimos el trabajo tan bien como hubiéramos querido".