Berlín. Las autoridades alemanas confirmaron que la cepa mortal de la bacteria E. coli que ya provocó 31 muertes y miles de enfermos en toda Europa proviene casi seguro de brotes germinados procedentes de la granja orgánica del norte de Alemania que estaba siendo investigada.

"Son los brotes germinados", dijo Reinhard Burger, director del centro alemán de control de la enfermedad, que confirmó que la verdura para ensaladas fue el denominador común de las miles de personas que se enfermaron.

Científicos del Gobierno dijeron que encontraron rastros de la cepa letal en un paquete de brotes germinados de la granja que tenía una familia en el estado occidental de Renania del Norte-Westfalia. Los dos miembros de la familia se sintieron mal después de comer el producto.

El hallazgo se dio horas después de que funcionarios de salud alemanes dijeran en Berlín que habían identificados brotes germinados o similares como la fuente más probable del brote, a partir de estudios sobre pacientes y alimentos.

El Gobierno alemán fue muy criticado local y regionalmente por no detectar la causa del brote que ya enfermó a unas 3.000 personas en 12 países. Todos los casos han estado vinculados a la zona de Hamburgo, en el norte alemán.

El número de víctimas mortales ascendió el viernes a 31 después de que las autoridades informaran que una mujer murió el 3 de junio a causa de la bacteria.

Alrededor de un cuarto de los pacientes con E. coli en lo que va del brote -de un mes de duración- desarrollaron una complicación severa llamada síndrome urémico hemolítico (SUH), que afecta la sangre, los riñones y el sistema nervioso.

El viernes, la agencia de protección al consumidor del estado de Renania del Norte-Westfalia dijo que había hallado la primera relación directa de la E. coli con una granja orgánica del estado vecino de Baja Sajonia, cerca del pequeño pueblo llamado Bienenbüttel.

"Según nuestro conocimiento hasta ahora, los brotes germinados proceden de la granja en Bienenbüttel", indicó la agencia.

"Este descubrimiento confirma nuestra actual advertencia contra el consumo de brotes germinados. Por tanto, cada vez es más probable que los brotes germinados sean el origen de las infecciones por E.coli", declaró Johannes Remmel, ministro de protección de los consumidores de este estado alemán.

Previamente un responsable del Instituto Robert Koch, el centro alemán de control de enfermedades, había dicho que los brotes germinados eran el origen más probable.

"Las personas que consumieron brotes germinados tenían nueve veces más probabilidad de tener una diarrea hemorrágica que aquellas que no lo hicieron", afirmó Reinhard Burger. "El brote (de E. coli) no ha terminado", agregó.

Alemania sostiene que el brote sigue siendo un peligro, a pesar de haber mostrado señales de ralentización, y ha advertido de que el número de muertos podría seguir creciendo.

El Gobierno sostiene ahora que es seguro comer tomates, pepinos y lechugas, de las que inicialmente se sospechó, pero sigue pidiendo que no se consuman brotes germinados.

La Unión Europea ha propuesto unas compensaciones por valor de 210 millones de euros (US$303 millones) para los agricultores perjudicados por el hundimiento de sus ventas. Los daños al sector agrícola europeo podrían llegar a 500 millones de euros (US$722 millones).