Tokio. La radiación en la unidad de control central del reactor 1 de la planta nuclear Fukushima Daiichi en Japón ha crecido en cerca de 1.000 veces sobre lo normal tras un poderoso terremoto, aunque un funcionario dijo este sábado que ese nivel no obliga a evacuar a trabajadores.

Las declaraciones del funcionario del Ministerio de Comercio japonés, divulgadas por la agencia de noticias Kyodo, siguieron a informaciones de que el sistema de refrigeración del reactor nuclear resultó dañado por el sismo de magnitud 8,9.

Las autoridades ya dispusieron la evacuación de miles de personas que viven en los alrededores de la planta de Fukushima, a unos 240 kilómetros al norte de Tokio.

Japón había advertido que podría haber una pequeña fuga radioactiva en el reactor al intentar liberar la creciente presión en la planta.

Contradicciones de ayuda. La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, había asegurado que la fuerza aérea de su país está enviando refrigerantes al país asiático, pero los militares negaron haber proporcionado aún el producto para la planta.

La Asociación Nuclear Mundial dijo que se han enviado nuevos vehículos de suministro energético para proporcionar electricidad de emergencia para los sistemas que han fallado.

Autoridades han completado la evacuación de las alrededor de 3.000 personas que viven en un radio de tres kilómetros de la planta, según la agencia Kyodo.

"Es posible que pudiera filtrarse hacia fuera material radioactivo en la vasija nuclear, pero se espera que la cantidad sea pequeña, y hay que tener en cuenta que el viento sopla hacia el mar", dijo el secretario jefe del gabinete Yukio Edano en una rueda de prensa.

"Los residentes están a salvo después de que fueron evacuados en un radio de 3 kilómetros y los que quedan dentro de un radio de 10 kilómetros se están quedando bajo techo, por lo que queremos que la gente se calme", agregó.

Sube presión. El primer ministro Naoto Kan tiene previsto visitar la planta el sábado, además de sobrevolar la zona afectada por las olas gigantes desatadas por el terremoto.

Tokyo Electric Power Co (Tepco) dijo que había perdido la capacidad para controlar la presión en algunos de los reactores de una segunda planta de energía nuclear en su instalación Fukushima duramente golpeada por el terremoto.

La presión es estable dentro de los reactores, pero está subiendo en los contenedores, dijo un portavoz, aunque no sabía si era necesario descomprimir la planta en ese punto, lo cual podría implicar una liberación de radiación.

Previamente Tepco dijo que la presión en el interior del reactor de su planta de Fukushima-Daiichi se elevó cuando el sistema de refrigeración quedó inutilizado por el terremoto, el de mayor potencia que se ha registrado en Japón y que podría haber causado más de 1.000 muertos.

Los reactores cerrados por el terremoto suponen un 18% de la capacidad para generar electricidad nuclear de Japón.

La energía nuclear produce un 30% de la electricidad del país. Muchos reactores están situados en zonas propensas a los terremotos, como Fukushima y Fukui en la costa.

Tepco estaba operando tres de los seis reactores en la planta nuclear de Fukushima Daiichi cuando se produjo el temblor, todos los cuales fueron cerrados.