La Oficina Nacional de Emergencias (Onemi) decretó el estado de alerta amarilla en la norteña comuna de San Pedro de Atacama, Chile, por el incremento de la sismicidad en las inmediaciones del volcán Láscar.

De acuerdo con el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), en las últimas 48 horas se registraron más de 300 sismos de tipo volcano tectónico, asociados con el fracturamiento de la roca.

Alvaro Fernández, intendente de la región de Antofagasta, donde se encuentra el citado macizo, señaló que la Onemi y Sernageomin mantienen el monitoreo constante del Láscar, con el objetivo de estar preparados por si se requiriera la evacuación de los pobladores que viven en sus cercanías, según despacho de Prensa Latina.

Efectivamente, el cambio de frecuencia en la sismicidad aumentó de aproximadamente tres o cuatro sismos por hora a 13 ó 14 eventos, los cuales son imperceptibles para la población, además de que no hay fumarola ni manifestación física, comentó Fernández.

La última erupción significativa del Láscar fue en abril de 1993 y está considerada entre las más grandes en la historia de Chile. El volcán está situado a unos 70 kilómetros al sudeste de San Pedro de Atacama.

A lo largo de los Andes chilenos hay unos tres mil volcanes y 80 de ellos están activos, de los que, según expertos, la mitad podría entrar en erupción en el futuro inmediato.

Chile posee el 15% de todos los volcanes activos del mundo.