Campeche, México. La depresión tropical Alex llegó el domingo a aguas del sur del Golfo de México causando lluvias y mal clima que llevaron a México a cerrar dos de sus principales puertos petroleros, según el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos.

Alex tocó tierra en la noche del sábado en la península como una tormenta tropical, pero se debilitó al cruzar sobre tierra. Sin embargo, el CNH prevé que el lunes se haya vuelto nuevamente una tormenta, y que pueda convertirse en un huracán en la semana.

México cerró dos de sus mayores puertos petroleros en el Golfo, Cayo Arcas y Dos Bocas, por el mal clima causado por Alex. Otro puerto, Coatzacoalcos, seguía abierto.

A través de esos tres puertos el país embarca el 97% de sus exportaciones petroleras, principalmente hacia Estados Unidos.

El monopolio petrolero estatal Pemex mantenía operaciones normales en sus instalaciones en la Sonda de Campeche en el sur del Golfo, pero se mantenía en alerta por la cercanía del ciclón, dijo a Reuters un portavoz de la firma.

El funcionario dijo que aún no se está evacuando personal de la petrolera en la zona y que el programa de respuesta a emergencias por huracanes estaba monitoreando la situación.

Los vientos máximos sostenidos del ciclón se mantenían en 55 kilómetros por hora (35 millas por hora), mientras dejaba caer fuertes lluvias sobre la región.

En El Salvador, al sur de la trayectoria de Alex, dos hombres murieron el domingo arrastrados por la corriente de un río que creció por las lluvias causadas por el ciclón, dijeron autoridades de protección civil.

El sábado la Guardia Costera de Estados Unidos dijo que Alex no representa una amenaza inminente a los esfuerzos de limpieza y contención de la firma BP tras el derrame del pozo de crudo Macondo en el Golfo de México.

Sin embargo, la petrolera Shell Oil Co comenzó el sábado a evacuar trabajadores no esenciales de sus plataformas de producción y perforación en el Golfo, por precaución ante la tormenta. La empresa anunció el domingo que cerró la producción submarina de las plataformas Auger y Brutus por la amenaza.

Se espera que la tormente toque tierra nuevamente como un huracán durante la semana próxima entre Brownsville, Texas y Tuxpan de Rodríguez Cano, en México, sin impactar los esfuerzos de BP para contener un derrame de petróleo.

Campeche nublado. La tormenta provocó fuertes lluvias sobre el balneario mexicano de Cancún, en el norte de la península, que es un importante centro vacacional para turistas estadounidenses y europeos, y los fuertes vientos arrancaron pequeños árboles, pero se encontraba a visitantes en bares y restaurantes.

En Campeche, una ciudad portuaria en la península sobre el Golfo, el clima estaba nublado y protección civil que alistaba planes de evacuación en caso de inundaciones. Sin embargo las autoridades no esperan que Alex causara grandes daños.

Alex avanzaba al oeste-noroeste a 9 millas por hora (15 kilómetros por hora). La tormenta puede acumular lluvias de entre 10 y 20 centímetros (4 a 8 pulgadas) en Belice, el sur de México, el norte de Guatemala y partes de Honduras. Algunas zonas podrían ver hasta 38 centímetros (15 pulgadas) de precipitaciones, lo que puede generar inundaciones y deslaves.

La temporada de huracanes del Atlántico se extiende entre el 1 de junio y el 30 de noviembre y meteorólogos pronostican que este año será muy activo.

Los huracanes que se forman con las aguas cálidas del mar y las temperaturas tropicales de la superficie del Atlántico son más altas que lo usual este año.