Pasar al contenido principal
Alivio en costa este de EE.UU. tras declinación de peligrosa ola de calor
Lunes, Julio 25, 2011 - 06:35

Las temperaturas en la capital estadounidense Washington, Nueva York y en otras zonas de la costa este se mantenían en torno a los 90 grados Fahrenheit (32 Celsius), cayendo desde las máximas superiores a los 40 grados Celsius registradas el viernes y el sábado.

Washington. El potente calor y la alta humedad que azotó a la mitad oriental de Estados Unidos durante días comenzó a ceder, para el alivio de los sofocados ciudadanos, dijeron meteorólogos.

Las temperaturas en la capital estadounidense Washington, Nueva York y en otras zonas de la costa este se mantenían en torno a los 90 grados Fahrenheit (32 Celsius), cayendo desde las máximas superiores a los 40 grados Celsius registradas el viernes y el sábado.

Las máximas se registraron el viernes en Newark, en Nueva Jersey, con 108 grados F (42 C) y en Dulles, situado en el estado de Virginia, donde el termómetro alcanzó los 105 grados F.

En su auge, la ola de calor tuvo a 132 millones de personas en alerta por las altas temperaturas y causó 34 muertes, según el Servicio Nacional de Climatología (NWS por sus siglas en inglés).

"La extensa zona de altas presiones en la mayoría de los niveles de la atmósfera, responsable de la peligrosa ola de calor en varios estados, está retrocediendo del noroeste de Estados Unidos y de la frontera con Canadá", afirmó el meteorólogo de AccuWeather.com Alex Sosnowski.

La alerta de calor se mantuvo en vigor hasta la tarde al igual que el código naranja relativo a la calidad del aire, lo que implica que los niveles de contaminación pueden ser poco saludables para niños y ancianos con problemas de salud.

Ráfagas de aire ligeramente más frías provenientes de Canadá comenzaron a circular por la zona central y el noreste de Estados Unidos, trayendo consigo lluvias y tormentas eléctricas.

En Chicago, se acumularon 6,86 pulgadas de lluvia (17 milímetros) el sábado, forzando a la cancelación de algunos vuelos y a cerrar algunos tramos de las carreteras y líneas férreas.

Sin embargo, no se registró un alivio en las temperaturas en las planicies del sur de Estados Unidos, donde se espera que el termómetro siga marcando temperaturas de más de 40 grados centígrados, en estados como Kansas, Oklahoma, Texas y Arkansas, aseguraron los meteorólogos.

El calor ha agravado la sequía en Texas y Arkansas.

Autores

Reuters