Managua. Los vientos fuertes de la región del Atlántico están trasladando nubes de polvo desde el desierto del Sahara, en Africa, y pueden afectar a Centroamérica, aunque todavía se están analizando los riesgos de ese fenómeno, dijo este miércoles una fuente oficial.

El especialista en Meteorología del estatal Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), Mariano Gutiérrez, señaló que hasta el momento no disponen de información para indicar si ese fenómeno procedente del Sahara tendrá efectos negativos entre la población centroamericana.

El experto en fenómeno climáticos del país, Agustín Moreira, advirtió el martes que la inmensa nube de polvo proveniente del Sahara, Africa, se encuentra sobre los cielos de Centroamérica y El Caribe, donde puede causar "problemas" en personas con padecimiento asmático.

Gutiérrez, en rueda de prensa, dijo que están observando el fenómeno procedente del desierto del Sahara para brindar una información más precisa sobre los posibles efectos negativos en la salud de la población, debido a las nubes de polvo.

Según los expertos climatológicos, esas nubes de polvo son causadas por grandes tormentas de arena generadas por corrientes de aire en el desierto del Sahara, en el noroeste y norte de África.

Las bacterias, esporas y granos de polen presentes en la nube de polvo, pueden ser origen de numerosas enfermedades, y las personas se deben proteger con mascarillas y protectores respiratorios, dijo Gutiérrez.