Argel. El gobierno argelino dijo este sábado que rebajaría el costo de algunos alimentos básicos para intentar sofocar cuatro días de protestas, motivadas por el alza de los precios, en las que dos personas murieron y varios cientos resultaron heridas.

Ministros del gobierno se reunieron en la capital para discutir una respuesta a la ola de disturbios. Mientras se mantenían las conversaciones, nuevas protestas detonaron en dos ciudades en la inestable región de Kabylie, al este de Argel, dijeron por teléfono testigos a Reuters.

En su primera respuesta minuciosa a la peor revuelta en el país exportador de energía en años, el gobierno dijo que recortaría los aranceles de importación e impuestos al azúcar y aceite para cocina, foco de la mayor parte del enfado por las alzas de precio.

El gobierno también ofreció la tranquilidad de que el Estado, que usa los ingresos de la exportación de petróleo y gas para subsidiar muchos bienes de primera necesidad, no dejaría al pueblo a merced de los crecientes precios de los alimentos.

"Nada puede poner en duda la resuelta disposición del Estado, bajo la dirección del presidente de la República, de intervenir cuando sea necesario para preservar el poder adquisitivo de los ciudadanos frente a cualquier aumento de precio", citó la agencia oficial de noticias APS al comunicado.

Analistas dicen que los disturbios no se extenderían más debido a que Argelia, con reservas en moneda extranjera por unos US$150.000 millones, tiene el dinero para intervenir y amortiguar el impacto de los altos precios de las materias primas.

Los argelinos han tomado las calles desde el miércoles en protesta por el alto nivel de desempleo y la inflación en los precios de alimentos, que en los últimos meses ha duplicado el valor de productos como el azúcar, el aceite para cocinar y la harina.

El ministro del Interior, Daho Ould Kablia, fue citado más temprano por medios oficiales diciendo que dos personas habían muerto y otras 400 resultaron heridas en protestas en todo el país desde este jueves.

La agencia oficial APS dijo que los manifestantes asaltaron el jueves por la noche y este viernes por la mañana edificios gubernamentales, sucursales bancarias y oficinas de correos en varias ciudades del este del país, incluidas Constantine, Jijel, Sétif y Bouira.

Pese que las manifestaciones violentas son relativamente frecuentes en Argelia, las protestas por precios de alimentos fueron las primeras en extenderse a lo largo y ancho del país en los últimos años.