Buenos Aires. El aeropuerto de la turística ciudad de Bariloche, en la patagonia argentina, cerró su actividad el sábado por una nube con ceniza que llegaba desde Chile tras la erupción de un complejo volcánico en el sur del vecino país.

El cielo oscuro por la ceniza volcánica que se asemejaba a nieve y la clausura de un paso fronterizo, era parte del panorama en el principal centro invernal argentino, a unos 1.600 kilómetros al sudoeste de Buenos Aires.

"El aeropuerto está cerrado, recomendamos a los pobladores no salir a la calle y Gendarmería cerró el paso (carretero) a Chile (...) La lluvia de ceniza parece nieve, para que se entienda (la situación)", dijo Carlos Hidalgo, vocero de prensa de la alcaldía de Bariloche.

Defensa Civil del lugar recomendaba a los pobladores no salir de sus hogares, usar barbijos y acumular agua potable, al tiempo que declaró un alerta de precaución general a la espera de mejores condiciones ya que no se descartaban lluvias para la zona, lo que ayudaría a aplacar las cenizas.

Pobladores del lugar dijeron a la prensa que la visibilidad en la ciudad era escasa y que el viento perjudicaba el escenario.

La erupción en territorio chileno afectaba al complejo volcánico Puyehue-Cordón Caulle, a unos 920 kilómetros al sur de la capital chilena, lo que activó el cierre del paso fronterizo Cardenal Samore, el segundo de mayor tráfico entre Chile y Argentina.

Una serie de temblores de baja magnitud afectó la zona por la mañana del sábado.