Montevideo. En el marco del consejo de ministros que se desarrolló este sábado en la residencia de Anchorena, el canciller Luis Almagro marcó las diferencias de criterio que tienen Uruguay y Argentina en cuanto al monitoreo del río Uruguay en el entorno del planta de procesamiento de celulosa de UPM (ex Botnia).

Uruguay pretende concentrarse específicamente en los estudios de contaminación en la fuente fluvial, mientras la postura argentina quiere ampliar el monitoreo hacia una investigación que también abarque temas de flora, fauna y sustentabilidad, indicó el diario El Observador.

“Quiero destacar que las diferencias y la discusión es sobre aspectos científicos”, remarcó en conferencia de prensa al terminar el consejo el prosecretario de la Presidencia, Diego Cánepa. “No hay diferencias políticas en la negociación”, agregó el jerarca.

Este domingo Almagro se reunirá en Montevideo con su par argentino Héctor Timmerman, recién llegado de la cumbre del G-20 en Seúl, Corea.