Tucson. Una víctima del tiroteo de la semana pasada en Arizona fue arrestada este sábado y se le ordenó someterse a una evaluación mental, después de que amenazó al líder del Tea Party durante la grabación de un programa de televisión, dijo la policía.

James Eric Fuller, de 63 años, quien recibió un disparo en la rodilla el 8 de enero, objetó los comentarios de Trent Humphries, líder del movimiento conservador Tea Party en Tucson, durante la grabación de una reunión del ayuntamiento organizada por un programa especial de ABC News sobre las consecuencias del tiroteo.

Fuller se levantó, giró y rompió una fotografía de Humphries, dijo el portavoz del departamento del comisario del Condado Pima, Jason Ogan.

"Luego él le gritó y dijo, 'Estas muerto''", comentó Ogan.

Alguaciles arrestaron a Fuller bajo cargos de conducta desordenada y realizar una amenaza.

Luego de consultar a un médico, los alguaciles llevaron a Fuller a un hospital local para que se sometiera a una evaluación involuntaria, dijo Ogan.

Los cargos serán presentados ante la oficina del fiscal del Condado Pima, afirmó.

Fuller fue una de las 13 personas heridas cuando un hombre armado disparó durante una reunión de votantes de la congresista estadounidense Gabrielle Giffords. Seis personas murieron, incluido un juez federal y una niña de 9 años, y la legisladora demócrata sigue en condición crítica en un hospital de Tucson.

Jared Lee Loughner, expulsado de la universidad y de 22 años, fue arrestado por el tiroteo. Está acusado de cinco cargos federales, incluido el asesinato de un juez federal y el intento de asesinato de Giffords.

El tiroteo motivó un debate nacional sobre si el tono amargo de la retórica política en Estados Unidos ha contribuido a la motivación del sospechoso.