Tokio, Andina. El número de muertos por el terremoto y posterior tsunami que sacudieron Japón el pasado 11 de marzo, así como las réplicas que se produjeron el 7 y el 11 de abril, aumento a 14.300 personas, comunicaron hoy fuentes policiales de Japón.

La mayoría de los cuerpos sin vida fueron hallados en la prefectura de Miyagi, donde los desastres naturales ocasionaron 8.644 muertos, en la prefectura de Iwate 3.514 y en Fukushima 1.568, consigna el cable de la agencia RIA Novosti.

El terremoto de nueve grados de magnitud y el tsunami con olas de más de 10 metros de altura ocurridos el 11 de marzo arrasaron la costa nordeste de Japón.

De acuerdo con el Instituto Geográfico de Japón, el tsunami cubrió una superficie de 561 kilómetros cuadrados, que corresponde al 90% de los 23 distritos que componen el núcleo de Tokio. La prefectura de Miyagi fue la más afectada por las inundaciones.

Tras el terremoto y el tsunami, más de 151 mil edificios quedaron destruidos, también caminos y otras instalaciones.

Tras el terremoto en la central nuclear de Fukushima-1 se produjeron una serie de averías, que dejaron fuera de servicio a los sistemas de refrigeración, lo que provocó explosiones en varios reactores y fugas radiactivas.

Las autoridades evacuaron a la población en un radio de 20 kilómetros en torno a las plantas y prohibieron los vuelos en un perímetro de 30 kilómetros.

Poco después se reportó la contaminación radiactiva del aire, el agua potable y los productos alimenticios.

Según los sismólogos, al menos durante algunos meses pueden seguir produciéndose replicas de 5,0 en la isla de Honshu.