Río de Janeiro. Hombres armados asesinaron este viernes a una jueza brasileña conocida por su mano dura contra los delincuentes y los policías corruptos y que estaba en la lista de blancos encontrada en poder de un líder de una organización criminal arrestado este año.

El hecho, ocurrido en la mañana en la ciudad de Niterói, al otro lado de la bahía de Río de Janeiro, impulsó a la Corte Suprema a exigir una investigación urgente del caso por parte de la policía federal.

"Crímenes cobardes contra magistrados son un ataque contra la independencia del Poder Judicial, contra el Estado y la democracia brasileña", dijo el presidente de la Corte Suprema, Cezar Peluso.

"La preservación del imperio de la ley en nuestro país exige una rápida investigación de los hechos y un castigo riguroso a los responsables de este acto barbárico", agregó.

Un grupo de pistoleros disparó al menos 16 balas contra el automóvil de la jueza Patricia Lourival Acioli, de 47 años y madre de tres hijos, cuando llegaba a su casa, según informes de medios brasileños.

La presencia de bandas criminales compuestas por policías corruptos se ha expandido en las favelas de Río en los últimos años, expulsando a grupos de narcotraficantes en una lucha interna por el control del lucrativo abastecimiento de servicios como televisión por cable y gas de cocina.

"Patricia recibió amenazas por al menos cinco años. Era considerada una jueza de línea dura, dando siempre la máxima penalidad", dijo su primo Humberto Nascimento a Globo.

Río ha tratado de reducir su reputación de ser escenario de crímenes violentos mientras se prepara para el Mundial de fútbol 2014 y los Juegos Olímpicos 2016.