Ciudad de México. Ocho policías del norteño estado de Sinaloa murieron tras ser atacados a balazos a la altura del kilómetros 84 de autopista Benito Juárez, cerca de la ciudad de Guamuchil.

Los funcionarios estaban a cargo de un retén (puesto de vigilancia de vehículos) cuando fueron atacados por un grupo fuertemente armado. Seis de los policías eran agentes estatales y dos del municipio de Navolato, según informó el diario mexicano El Universal.

La Procuraduría de Justicia del estado dio a conocer que tres policías más se encuentran gravemente heridos sin que se tenga reporte de la identidad de los presuntos agresores.

Grupo mixtos de la Policía y del Ejército desplegaron un fuerte operativo cerca de la ciudad de Guamúchil donde se habría dirigido el grupo tras el ataque.

Sinaloa es sede del cártel del mismo nombre, uno de los más poderosos de México y al que se el gobierno federal responsabiliza de parte de la violencia del país.

En este estado, uno de los más violentos del país, es frecuente que haya ataques contra policías y medios de comunicación.

Entre diciembre del 2006 y mediados del 2010 han muerto más de 28,000 personas en incidentes relacionados con el crimen organizado, según cifras del gobierno.