Túnez. El primer ministro de Túnez nombró este lunes a varias figuras de la oposición en un nuevo gobierno de unidad, tratando de lograr una estabilidad política después de que las violentas protestas en las calles hicieran caer al presidente.

El primer ministro Mohamed Ghannouchi también dijo que el gobierno estaba comprometido con la liberación de prisioneros políticos, y que cualquiera con una gran riqueza o sospechoso de corrupción sería investigado.

Previamente, alrededor de 1.000 personas habían tomado las calles para pedir que el partido gobernante RCD del ex presidente Zine al-Abidine Ben Ali dejara el poder y algunos dijeron que no aceptarían miembros del Gobierno anterior en el nuevo Ejecutivo.

Las fuerzas de seguridad usaron cañones de agua y lanzaron disparos al aire para dispersar la protesta, que acabó pacíficamente.

Los ministros de Defensa, Interior, Finanzas y Relaciones Exteriores mantendrán sus puestos en el nuevo gobierno, que incluirá a miembros opositores como Najib Chebbi, dijo el primer ministro.

Ghannouchi nombró a Chebbi, fundador del Partido Democrático Progresivo (PDP), que se oponía a Ben Ali, como ministro de Desarrollo Regional.

Figuras de la oposición como Ahmed Ibrahim y Mustafa Ben Jaafar también estarán en el gabinete, agregó Ghannouchi.

"Estamos comprometidos a intensificar nuestros esfuerzos para restablecer la paz y la calma en los corazones de todos los tunecinos. Nuestra prioridad es la seguridad, además de la reforma política y económica", dijo Ghannnouchi en rueda de prensa.

En las calles de la capital, algunos tunecinos se mostraban escépticos.

Hosni Saidani comentó: "Es difícil confiar en estas personas porque participaron en el sistema de Ben Ali pero no tuvieron el coraje suficiente para frenarlo. Así que ¿cómo pueden hacer el cambio hacia la democracia?"

Otros dijeron que los cambios deben llegar gradualmente.

"Estas personas participaron en el sistema de Ben Ali. Es verdad, la gente no les quiere en el nuevo gobierno pero no podemos tener un cambio completo, tenemos que ir hacia la democracia paso a paso", dijo Mohamed Bouzayin, residente en la ciudad.

El presidente del Parlamento Fouad Mebazza, que juró como presidente interino, había pedido a Ghannouchi formar un gobierno de unidad nacional, y las autoridades constitucionales dijeron que se celebrarían elecciones presidenciales en un plazo de 60 días.

Moncef Marzouki, un profesor de medicina que lidera el partido opositor CPR y que está exiliado en Francia dijo a Reuters que sería candidato en estos comicios.

Sacudida en el mundo árabe. La salida apresurada el viernes de Ben Ali tras semanas de violentas protestas callejeras sacudió a todo el mundo árabe, cuyos líderes autocráticos encabezan gobiernos igualmente represivos.

Ben Ali huyó a Arabia Saudita en medio de una revuelta popular por el desempleo, la corrupción, la pobreza y la represión que causaron al menos 100 muertos.

El economista tunecino Moncef Cheikhrouhou señaló que el Banco Central le dijo que la familia del ex presidente sacó del país 1,5 toneladas de oro, con un valor estimado de US$66 millones.

Milicias leales a Ben Ali intentaron atacar el Banco Central el domingo para retirar más oro, pero fueron combatidas por el Ejército, indicó a Reuters en una entrevista.

Durante la noche se pudieron escuchar disparos en partes de la capital, luego de los choques registrados el domingo entre fuerzas especiales tunecinas y los efectivos de seguridad del ex presidente.

Residentes reportaron haber visto personas en automóviles, motocicletas y a pie disparando aparentemente al azar y luego desapareciendo. La gente revisaba los techos de sus bloques de apartamentos tras reportes de que hombres armados estaban disparando a las personas abajo.

"Hay francotiradores en el techo. No sabemos dónde. Solicitamos ayuda inmediata de las fuerzas de seguridad", dijo una persona que llamó a la televisión estatal.

Había tanques y soldados desplegados en las calles de Túnez.

Había largas colas fuera de panaderías en Túnez el lunes ya que la gente comenzó a comprar provisiones luego de varios días de que los comercios estuvieran cerrados.

La crisis generó temores por las economías de los países vecinos.

Las acciones egipcias registraron su mayor caída en siete meses y la libra egipcia bajó a mínimos en seis años este lunes, debido a los temores de los inversores de que los disturbios de Túnez pudieran repetirse en otro país.