México D.F. El ataque de un comando armado con bombas molotov en un bar del balneario mexicano de Cancún la madrugada de este martes dejó al menos ocho muertos, en medio de una creciente ola de violencia del narcotráfico, dijeron autoridades.

Cancún, el centro turístico que genera más ingresos por este concepto en México, permanecía a salvo de la violencia hasta hace un par de años.

"Hay dos personas hospitalizadas y ocho muertas a consecuencia de graves quemaduras", dijo a Reuters Félix Valois, portavoz de la fiscalía del estado de Quintana Roo.

Seis personas murieron en el bar y dos en el hospital.

Medios locales dijeron que el ataque fue realizado por un comando armado debido a que el dueño del bar "Castillo del Mar", localizado en la periferia de la zona turística de Cancún, se negó a pagarles protección. Narcotraficantes se dedican a menudo a extorsionar negocios y comercios.

El ataque ocurrió horas después de la detención en un estado vecino a la Ciudad de México de Edgar "La Barbie" Valdez, uno de los capos del narcotráfico más violentos.

Desde que el presidente Felipe Calderón asumió en diciembre de 2006, han muerto más de 28.000 personas en episodios relacionados con el narcotráfico, y la ola violenta se ha extendido hacia lugares tradicionalmente tranquilos.

A fines de mayo el alcalde de Cancún, Gregorio Sánchez, fue detenido bajo cargos de lavado de dinero y de complicidad con los Zetas y el cártel de los Beltrán Leyva, ex aliado del cártel de Sinaloa que dirige Joaquín "el Chapo" Guzmán, el capo del narcotráfico más buscado del país.