Asunción. Un grupo armado de extrema izquierda lanzó un ataque con explosivos contra una comisaría del norte de Paraguay que dejó cuatro agentes heridos y causó alarma en el gobierno, que ya investigaba dos explosiones ocurridas la última semana en Asunción.

El llamado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) se atribuyó la autoría del ataque ocurrido en la noche de este domingo en la pequeña ciudad de Horqueta en el departamento Concepción, a unos 550 kilómetros al norte de Asunción.

"Es un atentado criminal con características terroristas (...) la principal hipótesis es que se trata del autodenominado EPP", dijo el ministro del Interior, Rafael Filizzola, en una rueda de prensa.

El ministro explicó que el artefacto fue colocado en el frente de la comisaría y estalló en el momento en que una patrullera con cuatro agentes salía a responder un pedido de auxilio.

La explosión ocasionó daños en viviendas aledañas a la sede policial, situada en una zona de producción ganadera cerca de la frontera con Brasil, lo que mostró un aumento de la violencia en las acciones del grupo.

El ataque a la comisaría coincide con el primer aniversario de la liberación del ganadero Fidel Zavala, el último secuestro del EPP, y ocurre cuatro días después de que dos bombas de fabricación casera explotaran cerca de en un canal de televisión y en un parque de Asunción.

El EPP se había atribuido la colocación de un artefacto en la sede del Poder Judicial en abril de 2009 y de una bomba en la camioneta de Zavala cuando fue secuestrado a finales de ese mismo año que ocasionó heridas a dos policías.

Pero el jefe de inteligencia de la policía, Carlos Altemburguer, dijo que el grupo estaba incursionando cada vez más en el uso de explosivos.

"Ellos tienen el entrenamiento y también los insumos. Ahora estamos entrando en esta etapa de ataques con explosivos que es de más riesgo porque son indiscriminados", sostuvo.

Miembros del EPP que las autoridades vinculan con la guerrilla colombiana FARC son sindicados como responsables de secuestros y ataques durante la última década, incluido el de la hija del ex presidente Raúl Cubas, asesinada en cautiverio hace seis años.