Dos soldados asesinados y una población sin energía eléctrica por la voladura de dos torres de conducción dinamitada por las FARC dejó una acción terrorista atribuida al grupo de la guerrilla en el departamento de Antioquia, informaron este domingo fuentes gubernamentales.

El secretario de Gobierno de Antioquia, Santiago Londoño, dijo a periodistas que presuntos subversivos atacaron a una patrulla del Batallón Bajes que custodia el proyecto Hidroituango, que será en más grande del país cuando entre a operar en plenitud, en 2018.

Aparte de los dos soldados asesinados, otro resultó herido y es atendido en un centro hospitalario de la región y luego, vía aérea, llevado a Medellín.

De otro lado, el comandante del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Anorí, Albeiro Macías, dijo a periodistas que dinamitaron dos torres de energía.

Agregó que tras ese atentado terrorista, la población de Anorí, en buena parte, quedó sin energía eléctrica, necesidad que se suple con pequeñas plantas generadoras que funcionan con gasolina.

En las últimas dos semanas, en la zona, han sido derribadas seis torres de conducción de energía eléctrica, la mayoría de ellas atribuidas al grupo de las FARC.