Bogotá. Un guerrillero muerto, un civil y tres policías heridos dejó hoy un ataque de guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN) a un puesto policial ubicado en una zona rural del municipio de Curumaní, en el norte de Colombia, donde insurgentes lanzaron artefactos explosivos por la parte de atrás de la estación policial.

El coronel Mauricio Bonilla, comandante operativo de la Policía en el departamento de Cesar, sostuvo que el rebelde muerto fue dado de bajo en la reacción de los uniformados luego del ataque al puesto policial.

Según el jefe de la institución armada, los tres efectivos policial y el civil están fuera de peligro luego del ataque guerrillero.

El gobierno del presidente Juan Manuel Santos y dicha guerrilla anunciaron que iban a iniciar negociaciones formales de paz, pero no se han concretado porque dicha guerrilla no ha cesado sus acciones bélicas, una de las exigencias de ejecutivo.

Recientemente, el ELN anunció que "considera importante que Estados Unidos desee vincularse a este proceso" de negociación.

Entretanto, el enviado especial de Estados Unidos para los diálogos de paz con las FARC, Bernard Bronson, anunció que tenía permiso de su gobierno para participar en los eventual proceso de paz con el ELN.