Bogotá. El ferrocarril del Cerrejón, la mayor mina de carbón de Colombia, sufrió este sábado un ataque con explosivos por parte de supuestos guerrilleros de las FARC, lo que causó su paralización pero no afectó inmediatamente la producción ni las exportaciones, dijo la radio local.

El hecho, que no dejó muertos ni heridos, se registró entre los municipios de Uribía y Puerto Bolívar, en el norte del país, y ocurre en medio de un aumento de los ataques por parte de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en contra de la infraestructura petrolera y minera.

"Se presentó un atentado a la línea férrea del tren que iba de la mina a Puerto Bolívar, a pesar de los daños el tren no se descarriló", dijo Julián González, vicepresidente de Responsabilidad Social del Cerrejón, a la Caracol Radio.

No fue posible contactar en forma inmediata a portavoces de la compañía.

"Momentos antes de las detonaciones, se vieron dos motocicletas por el lugar, el equipo de investigación criminal está investigando este caso, creemos que los sujetos pudieron haber llegado hasta allí en motocicletas, muy posiblemente milicianos de las FARC, que aprovecharon la oscuridad de la madrugada de hoy", dijo el coronel Elver Velasco, comandante de la Policía de La Guajira.

La producción de carbón y de petróleo son dos de las actividades más importantes y dinámicas de la economía de Colombia, que sólo el año pasado recibió más de US$13.000 millones en inversión extranjera directa, la mayor parte hacia la exploración y explotación de esos sectores.

La línea férrea de Cerrejón ha sufrido más de una docena de ataques desde el inicio de sus operaciones.

Cerrejón es propiedad en partes iguales de BHP Billiton, Anglo American y Xstrata y exportó 32 millones de toneladas en 2011.

Las mineras propietarias de Cerrejón están invirtiendo US$1.300 millones para aumentar las exportaciones a 40 millones de toneladas hacia finales de 2015.