Miranshah, Pakistán. Dos ataques de aviones no pilotados de Estados Unidos causaron la muerte este sábado de 18 militantes en Pakistán, dijeron funcionarios de inteligencia, después de que recientes incursiones de la OTAN agudizaran las tensiones con el aliado de Washington.

Estados Unidos ha aumentado su ataques con misiles de naves no tripuladas en contra de militantes ligados a Al Qaeda en el noroeste de Pakistán, y sólo en septiembre lanzó 21 incursiones, el mayor número registrado en un mes.

Irritado por las reiteradas incursiones de helicópteros de la OTAN durante la semana pasada, Pakistán bloqueó una ruta de suministro a las tropas de coalición en Afganistán luego de que un ataque mató a tres soldados pakistaníes el jueves en Kurram, una región del noroeste.

Pakistán es un aliado crucial de Estados Unidos en sus esfuerzos para ganar la guerra en Afganistán, pero analistas dicen que las redadas en la frontera y la interrupción de suministros para la OTAN resaltan las crecientes tensiones en su relación.

Este sábado se produjeron dos ataques de aviones no pilotados con horas de diferencia que causaron la muerte de 18 militantes en la aldea de Datta Khel, en la región tribal de Waziristán del Norte, junto a la frontera con Afganistán, dijeron funcionarios de inteligencia.

"En el primer ataques se dispararon dos misiles contra una casa, mientras que en el segundo se lanzaron dos misiles contra una vivienda y un vehículo. La cifra de muertos alcanzó a 18 tras ambas redadas", dijo un funcionario de inteligencia. Al menos seis extranjeros perdieron la vida en la primera incursión.