Santiago. La Fiscalía de Chile elevó a 65 el número de personas acusadas por los incendios forestales que afectan la zona centro y sur del país, luego de que ocho imputados pasaron este miércoles por controles de detención en las regiones de O'Higgins y el Maule.

     Del total de detenidos, 11 permanecen en prisión preventiva, cinco casos corresponden a la regiones de O'Higgins, dos a Valparaíso, dos al Maule y dos a Biobío.

     Además, desde noviembre pasado se mantienen abiertas 295 causas en las ocho regiones del país afectadas por los siniestros.

     La región del Biobío concentra casi un tercio de las investigaciones, con 105 causas, en tanto el Maule suma 86 y O'Higgins 85.

     A casi tres semanas del inicio de los incendios forestales, la Fiscalía precisó que las medidas preventivas más frecuentes en este periodo han sido la firma quincenal (17 personas), los arraigos (impedimentos para salir del país, con 15 casos) y las firmas mensuales (otras 15 personas).

     Los arrestos domiciliarios suman cuatro y las internaciones provisorias a tres, en tanto que en siete causas no se han dictado medidas cautelares.

     Cabe recordar que un formalizado puede estar sometido a más de una medida preventiva o cautelar a la vez.

     La temporada de incendios (desde julio a la fecha) ha dejado 576.245 hectáreas destruidas, de las cuales más de 366.000 pertenecen al megaincendio.  

     Los incendios han dejado un saldo de al menos 11 muertos, incluidos dos bomberos, dos carabineros (policías militarizados), tres brigadistas y cuatro civiles.

     La Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) reportó además 1.159 personas albergadas, 3.810 damnificados y 1.103 casas destruidas.

     La zona de catástrofe incluye las provincias de Colchagua y Cardenal Caro en la región de O'Higgins y las regiones de El Maule, Biobío y La Araucanía.  

     El gobierno chileno aseguró que se reconstruirán todas las viviendas destruidas por los incendios y que se otorgará ayuda económica a los damnificados.