Katmandú. La cifra de muertos por el poderoso terremoto de magnitud 7,9 de la semana pasada en Nepal ha llegado a 6.659 con 14.062 heridos más, anunció hoy el Ministerio del Interior del país.

Luego de descartar los reportes de los medios de comunicación de que más de 1.000 extranjeros están desaparecidos en el país, la policía nepalesa dijo que entre los muertos hay 76 extranjeros y que se desconoce el paradero de 204 más.

Mientras tanto, los que viven en las áreas remotas de Nepal siguen en gran necesidad de alimentos y refugio.

La regiones más afectadas, incluida Gorkha, han estado esperando más ayuda.

Las misiones de rescate fracasaron en llegar a áreas remotas a causa de las obstrucciones de tránsito.

Se reporta que se cree que en Gorkha y otros lugares afectados la gente está atrapada bajo los escombros.

La escasez de alimentos y agua potable, así como la mala situación de salubridad, son una amenaza para los miles que viven en tiendas de campaña improvisadas.

Algunos residentes en Katmandú han comenzado a regresar a sus casas.

Un total de 5.929 cuerpos han sido entregados a sus parientes hasta ahora, indican los informes.

Los esfuerzos para recuperar los cuerpos de los escombros continúan aunque las esperanzas de hallar más sobrevivientes se desvanecen.

El ejército de Nepal ha movilizado a 90.000 elementos del personal mientras que la Policía de Nepal y la Fuerza de Policía Armada han movilizado a 41.449 y 17.000 elementos, respectivamente.

Las brigadas internacionales de países que incluyen a China, Rusia, Pakistán y Bangladesh continúan sus misiones de rescate en el país.

La coordinadora de la Subsecretaria de las Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios y Alivio de Emergencias, Valerie Amos, ha pedido a la comunidad internacional intensificar la ayuda para Nepal.

"Estoy animada y alentada por la generosidad y solidaridad mostradas hasta ahora", dijo Amos en Katmandú. "Pero también estoy consciente de la necesidad urgente de ofrecer refugio de emergencia y productos y servicios básicos a la gente afectada pues se acerca con rapidez la temporada de monzón".