Lima. El número de heridos por un sismo de magnitud 6,9 que remeció la zona sur de Perú se elevó a 83, mientras decenas de viviendas quedaron destruidas en la región costera de Ica, reportó el sábado el Instituto de Defensa Civil.

Al menos 88 casas fueron destruidas y otras 40 quedaron dañadas y declaradas inhabitables como resultado del sismo ocurrido el viernes, que no dejó víctimas letales ni afectó las operaciones en los vitales sectores minero y petrolero del país.

El epicentro del movimiento se ubicó a 50 kilómetros de la ciudad costera de Ica, unos 300 kilómetros al sur de Lima, cerca de una localidad golpeada en el 2007 por un terremoto de magnitud 8 que dejó más de 500 muertos y miles de casas dañadas o destruidas.

Según Defensa Civil, los heridos fueron atendidos en hospitales regionales por fracturas, cortes y contusiones, luego que precarias viviendas colapsaran en esa zona.

Defensa Civil dijo además que tras el sismo se han reportado en la región 48 réplicas, al menos tres mayores a la magnitud 5.

El sismo provocó cortes de energía eléctrica en algunas zonas de Ica y también problemas en las comunicaciones por telefonía celular.

Pero no tuvo impacto en las operaciones mineras ni petroleras, claves para la economía del país sudamericano.

Un portavoz de la minera Southern Copper, una de las mayores cupríferas del mundo, dijo en la víspera que sus operaciones en Perú estaban "normales".

La firma minera, controlada por Grupo México, opera en el sur de Perú los yacimientos de Toquepala y Cuajone y la refinería de Ilo, alejados del epicentro del sismo.

Asimismo la minera Shougang Hierro Perú, filial de la china Shougang, refirió que no registró daños en su mina cercana al epicentro del temblor.

En tanto, las brasileñas Petrobras y Vale, petrolera y minera respectivamente, informaron en Brasil que no han recibido hasta el momento ninguna información indicando que sus operaciones hayan sido afectadas en Perú.