Estocolmo. Un hombre nacido en Oriente Medio que murió en Estocolmo portaba un cinturón con explosivos y posiblemente tenía previsto atacar una atestada estación de trenes o una tienda departamental cuando el dispositivo que llevaba estalló de forma prematura, dijo un funcionario sueco.

El fiscal jefe de Suecia, Tomas Lindstrand, dijo en una rueda de prensa este lunes que el hombre estaba bien equipado con explosivos, incluido el cinturón, y que pensaban que tenía cómplices por la buena planificación del atentado.

"Si hubiera explotado todo al mismo tiempo habría causado daños muy graves", declaró Lindstrand.

Un vehículo con bombonas de gas estalló en una concurrida zona comercial este sábado por la tarde, seguido minutos después por una explosión cercana que mató al agresor e hirió a dos personas.

"No es una suposición muy arriesgada pensar que se dirigía a otro lugar donde hubiera cuanta más gente posible, quizás la estación central, o quizás (los grandes almacenes) Ahlens", dijo Lindstrand.

Añadió que el hombre había sido "identificado en 98%", y contestó "sí" cuando fue consultado sobre si era Taymour Abdulwahab, cuyo nombre ha aparecido ampliamente en los medios.

Explicó que Abdulwahab, nacido en 1981, se convirtió en ciudadano sueco en 1992 y procedía de un país de Oriente Medio, aunque no estaba claro de cuál. Había vivido en Suecia y pasado algún tiempo en Reino Unido.

La policía británica estaba registrando una casa en Luton, en el sureste de Inglaterra, donde supuestamente Abdulwahab pasó algún tiempo.

Nerviosismo en Europa. En Suecia, vivió en la pequeña localidad de Tranas, alrededor de 200 kilómetros al noreste de Estocolmo. También había una casa en el sector que estaba siendo registrada por la policía.

Una publicación en un sitio en internet musulmán con servicio de citas indicaba que Abdulwahab nació en Irak, estaba casado, tenía dos hijas y buscaba una segunda mujer.

Poco antes de las explosiones, la agencia sueca TT recibió una carta amenazante criticando la presencia de tropas suecas en Afganistán, las caricaturas del profeta Mahoma de un dibujante sueco y se menciona un viaje de Oriente Medio para la "yihad".

Las explosiones se produjeron tras varios meses de tensión en Europa después de una alerta estadounidense sobre posibles atentados por parte de extremistas y un intento fallido de un grupo de Al Qaeda de Yemen por utilizar un avión de carga para enviar paquetes bomba vía Europa a América.

El incidente de Estocolmo comenzó cuando un vehículo estalló en llamas cerca de una concurrida zona comercial en el centro de la ciudad, lo que fue seguido por explosiones dentro del coche causadas por las bombonas de gas.

La segunda explosión se produjo a unos 300 metros de distancia y luego de entre 10 y 15 minutos, causando la muerte de Abdulwahab e hiriendo a dos personas.