Nueva York. Las muertes relacionadas con el tabaquismo disminuyeron 17% en Nueva York en los últimos ocho años y la cantidad de fumadores se redujo casi un tercio, según el departamento de Salud de la ciudad.

Los funcionarios indicaron que el número de personas que murieron por enfermedades ligadas al tabaquismo cayó a unas 7.200 en el 2009, desde los 8.700 decesos registrados en el 2002, lo que coincide con una dura campaña antitabaquismo impulsada por el alcalde neoyorquino, Michael Bloomberg.

En el 2003, Bloomberg prohibió fumar en bares y restaurantes y recientemente propuso expandir esa veda a parques, playas, paseos marítimos, plazas peatonales y otros espacios públicos al aire libre.

"Redujimos la cantidad de adultos fumadores en 350.000 y prevenimos miles de muertes prematuras", señaló en un comunicado el comisario de Salud de la ciudad de Nueva York, Thomas Farley.

"Esta es una buena noticia, pero el tabaquismo aún mata a más de 7.000 neoyorquinos cada año, y miles más padecerán accidentes cerebrovasculares, ataques cardíacos, enfermedades pulmonares y cánceres inducidos por el tabaquismo", agregó el funcionario.

La ciudad también ha entregado parches y chicles de nicotina gratuitos a 250.000 habitantes de Nueva York desde el 2003, lo que ayudó a 80.000 fumadores a abandonar el hábito, dijo el departamento.

La publicidad gráfica que expone el daño que causa el cigarrillo al cuerpo también convenció a las personas a dejar el tabaquismo, añadió.