Tokio. El secretario de gabinete japonés, Yukio Edano, indicó este domingo que la central nuclear Dai-ichi en Fukushima finalmente será clausurada, claro que luego de controlar el sobrecalientamiento de los reactores que siguen generando alarma en la zona.

De acuerdo a la agencia Infobae, Edano expresó que "el cierre de la planta es inevitable, dado que el agua de mar utilizada de emergencia para enfriar uno de los reactores es corrosiva y dejaría inservibles algunas partes fundamentales de la estación".

La autoridad explicó que está vigente un "alto nivel de radiación" en alimentos como la leche producida en Fukushima y las espinacas cultivadas en la vecina región de Ibaraki.

De inmediato, un grupo de expertos del ministerio de Sanidad se dirigieron a Ibaraki para verificar cómo llegó la contaminación hasta estos terrenos y cuál es la magnitud del desastre en la agricultura local.

El pasado viernes 11 de marzo, Japón fue sacudida por un terremoto de 8,9 grados y un posterior tsunami.

Las cifras oficiales hablan de más de 7.000 muertos y 11.000 desaparecidos. Sin embargo, la noticia empeora con la crisis nuclear que tiene en riesgo de radiación al sector noreste de la isla debido al sobrecaliento de cuatro reactores ubicados en Fukushima.