Ciudad de México. El sector minero de México se está volviendo blanco del crimen organizado, y ha sufrido secuestros, robos e incluso asesinatos, señalaron autoridades del sector el jueves.

Ramón Dávila, director general de la minera First Majestic dijo durante un foro minero que la situación es muy difícil y que se han recibido amenazas de grupos criminales.

Agregó que los campamentos mineros en áreas aisladas con varios cientos de trabajadores bien pagados son un blanco atractivo.

Dávila explicó que a veces no existe una rápida respuesta de las autoridades y esto fortalece a las pandillas.

En términos de pérdidas de inversiones, señaló que varias mineras han abandonado o reducido proyectos, por ejemplo una inversión por US$1 millón que se canceló hace poco y de la que Dávila tenía conocimiento de primera fuente.