Santo Domingo. Las autoridades iniciaron este martes acciones en el sur de República Dominicana, en un esfuerzo de contener un brote de malaria que ya ha provocado la muerte de una niña en esa región del país, la primera víctima mortal causada por la enfermedad en lo que va de año.

El encargado del Ministerio de Salud en las provincias que se encuentran en la zona de influencia de la enfermedad, Juan Lapaix, dijo a la prensa local que la cartera está tratando de evitar que el brote pueda alcanzar municipios donde la presencia de mosquitos es muy abundante.

El brote estalló en la localidad de Nigua, provincia San Cristóbal, 30 kilómetros al suroeste de Santo Domingo, desde donde también se propagó una epidemia de fiebre chikungunya en abril pasado, que ha afectado a más de medio millón de personas, entre ellas seis víctimas mortales.

La malaria o paludismo es causada por un parásito denominado Plasmodium que se transmite a través de la picadura de mosquitos infectados y que si no se trata, puede poner en peligro la vida del paciente en poco tiempo, pues altera el aporte de sangre a órganos vitales.

El director del Centro Nacional de Control de Enfermedades Tropicales (Cencet), José Puello, quien confirmó los seis casos en el sur del país, ha dicho que la malaria sigue siendo un mal endémico en República Dominicana, y que además del seguimiento de casos febriles en la zona se desarrollan acciones de control de mosquitos adultos mediante rociado espacial de insecticidas en horas de la noche.