Kabul. Las fuerzas internacionales en Afganistán a veces exageraron los avances realizados este año en su campaña militar, dijo el sábado el subcomandante de la fuerza liderada por la OTAN, señalando que el progreso ha sido más lento de lo esperado inicialmente.

El teniente general británico Nick Parker, segundo a cargo de la Fuerza Internacional de Asistencia de la Seguridad (ISAF, por su sigla en inglés) de la alianza, bajo mando del general estadounidense David Petraeus, dijo que los avances se habían desacelerado debido la complejidad de la misión.

En las últimas semanas, Petraeus declaró en una serie entrevistas que había progresos en la guerra y que el avance de los insurgentes se había controlado, aunque la violencia en todo el país está en su peor nivel desde que los talibanes fueron derrocados a fines del 2001.

El progreso anunciado está produciendo mayor atención, mientras el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se dispone a llevar cabo una revisión de la estrategia en diciembre y el apoyo público para la guerra decae en medio de bajas récord.

Durante el año pasado, fuerzas de la OTAN lideradas por soldados estadounidenses y británicos han estado hostigando los bastiones talibanes en las sureñas provincias de Helmand y Kandahar, haciendo pequeños avances a través de una red de valles y montañas y buscando contrarrestar la creciente insurgencia en otras zonas.

Tropas de la ISAF se han enfrentado a una dura resistencia desde que comenzó la operación Moshtarak a fines de febrero, particularmente en los alrededores del bastión talibán de Marjah, en el valle del río Helmand.

"Si uno regresa y escucha el tipo de cosas que dijimos en enero y febrero, antes que comenzar en Moshtarak, creo que fuimos un poco exagerados en nuestro entusiasmo", dijo Parker a un pequeño grupo de periodistas en Kabul. "En algunas de las cosas que dije, fui demasiado positivo en algunos aspectos", concluyó.