Copiapó. El gobierno chileno trabajaba este domingo para reforzar el ducto por el que serán rescatados en los próximos días los 33 mineros atrapados bajo 700 metros de roca sólida, luego de que las familias de las víctimas pasaran la primera noche de fiesta tras semanas de angustia.

 

Ahora, se espera que la mañana del lunes los equipos de expertos que trabajan en la operación terminen de colocar los gigantescos tubos que recubrirán las paredes de los primeros 96 metros del ducto, a través del cual los trabajadores serán izados en cápsulas para dar fin a una hazaña que conmueve al mundo entero.

 

Así, los tiempos para iniciar el rescate se mantienen alrededor del próximo miércoles, pero hay un cierto margen de adelanto o atraso, reconoció el ministro de Minería, Laurence Golborne, en un punto de prensa en el campamento de la mina.

 

"Si todo saliera muy bien, esa situación se podría dar, y si todo no saliera tan bien, podría ser también el día jueves. Cuando decimos que es en torno al miércoles, significa eso, dependiendo de avances y retrocesos que en estos procesos existen", dijo Golborne.

 

"Se puede en torno del día miércoles adelantar o atrasar y dentro de las mismas horas del día miércoles modificarse", agregó el ministro, cuyo manejo de la operación le ha permitido ser el funcionario con la más alta popularidad del Gobierno.

 

El presidente chileno, Sebastián Piñera, ha manifestado su intención de viajar a la mina este martes, a lo que se podría sumar la presencia del mandatario de Bolivia, Evo Morales. El reforzamiento del ducto con los tubos de acero avanzaba este domingo sin contratiempos, lo que debería concluir cerca las 09.00 hora local (1300 GMT) del lunes.

 

"Esperamos dentro de las próximas 24 horas terminar el posicionamiento total de las cañerías (...) Siempre tenemos la posibilidad de que ocurran contingencias. Ese es el plazo planificado, la verdad es que vamos a esperar que esto suceda en forma normal", dijo André Sougarret, jefe de operaciones del rescate.

 

Luego se hará el montaje de la estructura y el sistema de izaje que demoraría hasta el martes. Después se realizarán las primeras pruebas de la cápsula dentro del ducto sin personas y posteriormente con un miembro del equipo de rescate.

 

El ministro Golborne estimó que en total el izaje de los 33  mineros podría tomar hasta dos días. La gran noticia del fin de semana fue que una de las perforadoras llegó hasta a una galería a la que pueden acceder los mineros, que quedaron atrapados el 5 de agosto por un derrumbe. El anuncio desató la algarabía de todas las familias que esperan en el Campamento Esperanza y celebraciones en todo Chile.