Puerto Ordaz. Un avión de una aerolínea estatal venezolana con 51 personas a bordo se estrelló el lunes en el sureste del país sudamericano y quedó partido en tierra, pero sin explotar, lo que permitió que 36 personas sobrevivieran pese a la pérdida de 15 vidas.

La aeronave, un ATR 42 de Conviasa, había despegado de la turística Isla de Margarita en el Caribe venezolano y se estrelló unos 10 kilómetros antes de llegar al aeropuerto internacional Manuel Carlos Piar de Ciudad Guayana.

"Se han encontrado con vida 36 personas y 15 lamentablemente han fallecido", dijo el ministro de Transporte y Comunicaciones, Francisco Garcés, en una conferencia de prensa la noche del lunes."Se pudo determinar que no hay más cuerpos", agregó el gobernador del estado Bolívar, Francisco Rangel, quien estuvo al mando de las labores de rescate.

El accidente, el primero de un avión de Conviasa en sus seis años de operaciones, ocurrió cerca de las 9.50 hora local (10:20 GMT) con 47 pasajeros a bordo y 4 tripulantes.

El presidente Hugo Chávez declaró tres días de duelo nacional, según el canal oficial VTV, al tiempo que expresó sus condolencias por el accidente y agradeció a los rescatistas.

"Vaya mi más hondo sentimiento de afecto y nuestras más sentidas palabras de condolencias y solidaridad a todos los que en este accidente aéreo perdieron a seres queridos y a todo el pueblo venezolano que los siente como suyos", dijo el mandatario en un comunicado.

La nave se precipitó a tierra en las instalaciones de la siderúrgica estatal Sidor por lo que, en un primer momento, trabajadores de la firma fungieron de socorristas y lograron salvar de las llamas a los heridos.

Los bomberos y personal de rescate de la zona llegaron minutos después.

Testigos relataron que uno de los trabajadores de Sidor se montó sobre el avión y "a patadas" logró abrir una puerta para introducirse en la destrozada aeronave.

El trabajador tuvo que ser hospitalizado por la gran cantidad de humo que inhaló. "Nuestro reconocimiento a los héroes de Sidor", dijo Rangel.

"Trabajadores de Sidor que sin mediar riesgos prestaron su valiosa y oportuna ayuda para preservar la vida de los sobrevivientes del accidente", refirió Chávez más tarde.

Medios locales informaron que los centros de salud aledaños estaban colapsados y el gobierno dijo que un Hércules C-130 llegaría en breve a la zona con insumos para reforzar las labores de salud.

"Estamos comenzando a recabar la primera etapa de investigación, a ubicar las grabaciones de las comunicaciones entre piloto y tripulación, así como con la torre (de control), búsqueda de las cajas negras y demás elementos que nos permitan ir armando el expediente y entender qué sucedió", dijo Garcés.

La autoridad adelantó a periodistas que el martes llegarían a Venezuela expertos de la empresa francesa fabricante de la aeronave para ayudar con las labores de investigación.

El ATR 42 es una avión comercial propulsado por dos motores turbohélice para viajes de corta duración y es fabricado en Francia e Italia. Tiene una capacidad máxima de 74 asientos y es tripulado por dos personas. 

ATR es una asociación entre la matriz de Airbus, EADS, y el grupo aeroespacial italiano Finmeccanica.

Conviasa fue creada por el presidente Hugo Chávez en el 2004, con el propósito de que Venezuela volviera a tener una aerolínea bandera después de que Viasa fuera liquidada en 1997.

Siderurgia. La aeronave cayó en un almacén de desechos de Sidor, la mayor siderúrgica de la región andina y el Caribe y una de las más grandes de su tipo en el mundo. Fuentes de la empresa consultadas por Reuters descartaron daños en las instalaciones y dijeron que en horas de la tarde trabajaban con normalidad.

"No hubo daños que lamentar en relación a las personas que estaban en tierra", precisó Rangel más temprano en declaraciones a la televisora Telesur.

Aún se desconoce el motivo del siniestro, pero Rangel adelantó que "el piloto ya había informado que traía algunos problemas con la aeronave".

Un funcionario del Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC), que prefirió el anonimato, dijo a Reuters que el piloto dio la señal de "mayday" -código de emergencia utilizado como llamado de auxilio- segundos antes de precipitarse a tierra.

"Se presume que (el accidente) se produjo por una falla en los controles de la aeronave", agregó. El último gran accidente de aviación en Venezuela fue en el 2008, cuando otro ATR 42 perteneciente a la aerolínea privada Santa Bárbara se estrelló contra una montaña matando a las 46 personas que iban a bordo.