Lima, Andina. La muerte del líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden ha provocado una serie de iniciativas que poco tienen que ver con los preceptos puristas que perseguía y que más bien lo están convirtiendo en un ícono pop. Cómicos, presentadores de televisión, vendedores y más sacan partido del momento con jocosas creaciones.

En el que quizá sea el golpe más bajo para un hombre que se consideraba a sí mismo un purista de la religión, la muerte de Bin Laden es celebrada con una canción lanzada por la joven que sintetiza la decadencia y los valores vacuos: "Party in the U.S.A.", de la ex Hannah Montana Miley Cyrus, informó DPA.

La caída de Osama, de enemigo número uno de los Estados Unidos a saco de boxeo contra el que golpea la cultura pop ha sido rápida, incluso para los turbulentos estándares de la era digital.

Apenas conocida su muerte, frente a la Casa Blanca ya se acumulaban comerciantes que vendían camisetas con la imagen del líder de Al Qaida. "Osama Bin Shot", se leía en una, con un juego de palabras entre "Osama Bin Laden" y "Osama, muerto de un tiro". "Obama got Osama" ("Obama se cargó a Osama"), decía otra.

Los vendedores también hacen negocio con las camisetas de Osama en la Zona Cero de Nueva York, donde un emprendedor de Internet no tardó más de un día o dos en lanzar una web dedicada a la muerte de Bin Laden: Osamadeadtees.com.

Además, agrega DPA parece que los guionistas de los programas de televisión están trabajando extra para transformar a Bin Laden desde la personificación del mal a un villano de cómic. Conan O'Brien llevó las cosas mucho más lejos y, con vistas a los posibles sucesores del líder de Al Qaida, presentó a un puñado de terroristas inadaptados con divertidos peinados, pijamas estúpidos y extraños hábitos alimentarios.

El comediante John Stewart, normalmente un instigador liberal, admitió en su programa "Daily Show" que no siente ni el más mínimo remordimiento por la muerte de Osama. "Sólo quiero detalles. ¿Qué cara tenía Bin Laden cuando se dio cuenta de que los helicópteros que sobrevolaban su cabeza no estaban allí para actualizar los datos meteorológicos o de tráfico?", señaló.

Steven Colbert, que parodia a un presentador de noticias conservador en su programa "The Colbert Report", no sintió la necesidad de buscar delicadeza en sus palabras. "Estoy tan feliz. Y espero que nunca me alegre tanto la muerte de alguien", declaró.

La oleada de comentarios jocosos sobre Osama también está barriendo Twitter, Facebook y un incontable número de webs. "Esto es lo que le pasa a Osama por usar su dirección verdadera en PSN", twitteó Sean Howard en referencia al robo masivo de datos de la red online de Sony.

"Aquí se espera que Osama bin Laden descubra que sus 72 vírgenes son tipos que pesan 300 libras (unos 136 kilos) con el pelo grasiento y que juegan a Word of Warcraft", se burlaba otro twittero con el nombre de Rob Long.

Pero la mayor innovación en la cultura pop llega por cortesía de Miley Cyrus, la joven cantante y actriz que en el último año pasó de ser una estrella infantil a una adolescente con ganas de lucir sus encantos.

Su tema "Party in the U.S.A." fue cantado y bailado por la multitud que se apelotonó a las puertas de la Casa Blanca y ha sido nombrado "Osama Death Anthem", himno de la muerte de Osama, por la revista "New York Magazine". Tiene su propia página en Facebook y fue elegida como canción del día en Twitter. Su video oficial en YouTube ha generado centenares de comentarios patrióticos.

"Se trata de un hit reciente con un estribillo dominado por las palabras 'party' (fiesta) y 'U.S.A.'", apunta el escritor Nitsuh Abebe. "Para los jóvenes que dejan comentarios en YouTube o que se juntan y divierten en las calles, Bin Laden constituye más bien un villano de cómic al que la nación perseguía desde que iban al colegio que una figura grave".