La Paz. El gobierno Municipal de La Paz busca terrenos para levantar seis megacampamentos donde albergar a los más de 2.300 damnificados de nueve albergues que viven en carpas. La previsión edil es que la instalación y traslado tome al menos dos meses.

La situación se puso en evidencia este miércoles cuando la fundación “Un techo para mi país Bolivia”, que entregó doce viviendas prefabricadas, anunció que tiene material para otras 60, pero no terreno para instalarlas.

“Estamos buscando terrenos de la Alcaldía, en el centro o aledaños a los campamentos y al deslizamiento, para que se puedan colocar las viviendas prefabricadas cerca de los lugares donde vivían las personas damnificadas”, dijo el alcalde paceño Luis Revilla.

Hasta la tarde de este miércoles, la cantidad de albergues subió a 24, debido a la afluencia de afectados acogidos por parientes y amigos a los campamentos tras el rumor de que quienes no vivan en ellos serán excluidos de los planes de vivienda del gobierno Central.

El último reporte municipal estableció que los damnificados por el megadeslizamiento que arrasó con diez zonas en los distritos 16 y 17 del macrodistrito de San Antonio y parte del 18 del macrodistrito Sur subió a 6.500, de los que 4.976 viven en 24 albergues.

La fundación “Un techo para mi país Bolivia”, que cuenta con financiamiento de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia, entregó 12 casas prefabricadas instaladas en el sector Posta 1, final Zavaleta. Cada una tiene un valor de $us 1.600.

La estructura tienen un solo cuarto de 6x3 metros, y el pequeño campamento aún no cuenta con servicios higiénicos. Para llegar a la meta de dotar 200 casas de emergencia, la fundación abrirá cuentas bancarias para captar donativos.

Con esta donación y otras la alcaldía espera construir seis megacampamentos que se unirán los 24 existentes para facilitar la dotación de servicios básicos, indicó el director de gobernabilidad, Pedro Susz.

“Las carpas que presentan muchos problemas van a ser mejoradas. Ahora tenemos muchos pequeños campamentos (24 albergues) dispersos y la idea es hacer seis megacampamentos. En dos días se incluirán los pequeños campamentos a los más grandes, de esa manera se hará más fácil la atención a los damnificados y la dotación de servicios básicos, como agua, baños, duchas, recojo de basura e incluso se podrán instalar comedores populares”, añadió.

Para instalar los seis megacampamentos, donde los damnificados permanecerán entre ocho y 10 meses, la Alcaldía paceña evalúa el terreno de la ex Chancadora de Irpavi II. Sin embargo, se han presentado problemas ya que comunarios reclaman la propiedad.

“Los damnificados no pueden estar mucho tiempo en las carpas. Estarán un mes o dos meses y luego serán trasladados a viviendas prefabricadas paulatinamente, no será un trabajo que se realizará de la noche a la mañana, pero en un par de meses se concretará este objetivo”, dijo Revilla ayer.

Albergues. La Razón visitó ayer los nueve campamentos con carpas. La situación más extrema la halló en Villa Salomé, donde 607 personas viven en 38 carpas. Alrededor de 10 familias comparten una.

Por el momento no cuentan con baños ni duchas, ya que falta la conexión de agua y alcantarillado. Tienen una cisterna de 12 mil litros de agua que es repuesta día por medio. Cerca del mercado 10 de Enero, en Pampahasi Bajo Central, más de 350 damnificados deben pagar Bs 1 para utilizar el baño del mercado, con derecho a un poco de papel higiénico.

Las 60 carpas instaladas por Visión Mundial en la calle 15 de esta misma zona el domingo desató las quejas de los vecinos y negocios porque está sobre la calzada y perjudica el paso y la actividad de los comercios y tiendas. En este punto también se prevé la instalación de diez retretes, que no se han habilitado porque no hay conexión al alcantarillado ni tuberías de agua.

Julia Mercado Castel, una de las damnificadas, comenta que porque no figuraba en la lista cuando asignaron carpas fue a parar a una que se encuentra a tres cuadras del mercado.

“Porque estoy al fondo no puedo recibir agua y a veces ni comida porque donde está mi carpa nadie nos avisa que viene el agua o que están sirviendo la comida. Tampoco puedo agarrar la ropa de las donaciones”, se quejó.

Pero las quejas también vienen de los comerciantes. Ana Rosa Siles vende refrescos y abarrotes y no puede abrir su tienda porque da al lugar de las carpas. “No vienen los clientes porque el domingo colocaron estas carpas, que me tapan toda mi clientela y ellos ni siquiera compran nada, es todo un perjuicio”, se lamenta.

En el albergue de la ex Chancadora de Irpavi II, donde viven 278 personas, faltan carpas. La familia de Valeria Quispe tuvo que alzar un refugio precario con calaminas y madera para que sus hijos puedan dormir bajo un techo. “Nos quedamos sin carpas porque no somos miembros de los comunarios de Callapa”, dijo.

En el lugar no hay servicios higiénicos y los refugiados deben caminar cinco cuadras para usar los dos baños del Centro de Rehabilitación y Salud Mental San Juan de Dios. La mayoría opta por ir a un predio baldío y se queja de que la empresa de recojo de basura no quiere limpiar las heces.

Carpas equipadas. Fundación para el Desarrollo Participativo Comunitario (Fundepco), con la financiación de Oxfam Internacional y Rotary Club Internacional, donará hoy 200 carpas.
-Éstas cuentan con una cocina, kits de primeros auxilios, colchonetas y bolsas de dormir. Miden alrededor de 6,3 por 4,1 metros cuadrados y tiene juegos para los niños.

La alcaldía reemplazará con estas carpas aquellas que tienen goteras y serán utilizadas por las familias que duermen en automóviles o en cobertizos improvisados.

Falta lo esencial en los refugiados.

Baños inhabilitados
En 16 albergues hay retretes
En tres campamentos los baños aún no han sido habilitados por falta de alcantarillado. Las personas deben recurrir a mingitorios públicos, terrenos baldíos o al río.

Hacinamiento
10 familias viven en carpa
En Villa Salomé, 10 familias viven en una sola carpa, tienen poco espacio para dormir y cambiarse la ropa. En los demás deben convivir de dos a tres familias en el mismo espacio.

Recojo de desechos
Sufren con olor de sus heces
22 albergues tienen recolección de basura. En la ex Chancadora y en el área de equipamiento Flor de Irpavi no se recolecta las necesidades de los afectados, ellos no tienen baños.

Hay agua día por medio
Cisternas insuficientes
Siete campamentos tienen cisternas y nueve sus tanques, los que día por medio son llenados por EPSAS, pero la cantidad del líquido no alcanza para todos en la higiene.

Comida insuficiente
Diez albergues sin comedores
Damnificados que esperan la comida de Zenobio López deben estar primeros en la fila para recibir un plato, porque éstos se acaban rápido y algunos se quedan sin comer.