La Paz. El viceministro de Defensa Social de Bolivia, Felipe Cáceres, admitió el último miércoles que entre el 35% y el 40% del total de la coca que se produce en el país se destina “al problema ilegal (narcotráfico)”, frente a 65% que va al consumo tradicional.

El 18 de octubre de este año, en un discurso en el trópico cochabambino, el presidente Evo Morales señaló que algunos cocaleros desviaban el producto del mercado legal y pidió mayor control.

Según el director General de Coca e Industrialización (Digcoin), Luis Cutipa, se ha identificado las zonas en las que se procede al desvío de la coca, las mismas que están en los departamentos del eje troncal del país.

“Entre El Locotal (90 Kms. de Cochabamba) y el mercado legal de Sacaba la coca se queda en el camino y se desvía. Lo mismo pasa con la coca de Los Yungas en La Paz. Pasa todo el producto por el sector de la Rinconada (23 Kms. de La Paz), pero no toda llega al mercado de Villa Fátima”, apuntó Cutipa.

Zonas.  Del mismo modo, identificó a Yapacaní, localidad ubicada a 130 Kms. de la capital oriental y a 181 Kms. de Villa Tunari (en el trópico cochabambino), como un punto en el que los comercializadores desvían la coca, ya que éstos no llevan el producto a los mercados detallistas de Cotoca (Santa Cruz) o Villa Montes (Tarija).

Datos del municipio de Yapacaní, que corresponden a la gestión 2009, sostienen que los productores llevan a esa región 270.000 libras de coca cada mes para su comercialización.

Cutipa informó que en Colomi, localidad a 45 kilómetros de la ciudad de Cochabamba, y en el Valle Alto (sudeste de ese pueblo) el destino de la coca es parecido.

En la ciudad de El Alto, en La Paz, “la coca prensada se desvía a fábricas de cocaína que están ubicadas en casas particulares”, añadió.

Luis Cutipa lamentó que no se ejerza mayor control en esos lugares por falta de personal, a consecuencia de los escasos recursos económicos que se manejan en este sector.

Personal. “Esta dirección no cuenta con vehículos, ítems y apoyo logístico para hacer un seguimiento al producto y evitar su desvío”, declaró Cutipa.

Identificó a 5.861 productores al detalle y a 5.440 comerciantes detallistas que se movilizan en el país manejando al menos 10 taques cada mes, a los que no pueden controlar.

“Son más de 11 mil comerciantes de hoja de coca a nivel nacional y es imposible controlarlos con un número de 140 personas del Grupo Especial de Control de Coca (GEC) y las 120 personas de Digcoin que tengo, entre administrativos y verificadores. Necesitamos más apoyo y ojalá que para la próxima gestión las cosas cambien”, manifestó la autoridad.

Los cocaleros apuntan a los productores de coca ilegal asentados, incluso, en parques nacionales, los que producen exclusivamente para el narcotráfico, descartando así que sus afiliados estén involucrados en la actividad ilícita.

“Evidentemente hay sobreproducción de coca en los Yungas, pero esto se da en las zonas ilegales. ¿Esa coca dónde va a ir? Sí o sí tiene que desviarse”, afirmó David Huayhua, vicepresidente de la Adepcoca. El dirigente añadió que su sector lleva un control social estricto de la salida de la coca a los mercados y descartó cualquier desvío de la hoja.

Hay 72.700 cocaleros legales

En el país están inscritos al menos 72.700 productores legales de la hoja milenaria.

Datos del director General de Coca e Industrialización (Digcoin), Luis Cutipa, indican que en Cochabamba hay 43.700 afiliados a las seis federaciones cocaleras del trópico de esa región.

“En ese departamento, están calculadas 7 mil hectáreas para 43.700 productores. Cada uno tiene su cato y no pueden extenderse más de ese cato”, afirmó.

Al referirse a este tema, el vicepresidente de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca), David Huayhua, aseguró que su organización tiene 29.000 afiliados.

“Nuestro directorio ha reordenado a nuestros hermanos productores. Tenemos entre 28.500 a 29.000 afiliados legales en nuestro sistema, registrados con la recarnetización que hemos hecho. Todos son de las 13 regionales de las tres provincias que tradicionalmente producen coca, como Nor Yungas, Sud Yungas e Inquisivi”, aseguró.

Para la promulgación de la Ley General de la Hoja de Coca el próximo año (que suplirá a la Ley 1008 del Régimen de la Coca y Sustancias Controladas), el gobierno espera disminuir ese número de productores, aunque todavía desconoce el número.

En esa lógica, el viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres, manifestó que la nueva ley establecerá 20 mil hectáreas cultivables de coca. En la actualidad, la norma establece 12 mil.