La Paz. El presidente de Bolivia, Evo Morales y su homólogo iraní, Mahmud Ahmadineyad, firmaron un memorando de entendimiento en el que ambos países expresan su interés de cooperación  para desarrollar la energía nuclear con fines pacíficos.

Bolivia prevé generar electricidad y exportarla. 

“Hemos expresado de manera conjunta nuestro interés en desarrollar la cooperación entre ambos países en el ámbito del uso pacífico de la energía nuclear”, indicó ayer Morales, en Cochabamba. 

“Cuando se habla de energía nuclear, se condena bastante a Irán”, manifestó el gobernante. Argentina y Brasil, mencionó, tienen plantas nucleares, no atómicas sino energéticas. 

“¿Cómo Bolivia no puede tener derecho a esa planta nuclear con fines energéticos y con fines pacíficos? No estamos buscando  atentar contra la vida, sino resolver un problema energético”, sostuvo. 

El programa nuclear de Irán comenzó en la década de 1950. El gobierno de ese país asegura que el objetivo del mismo ha sido siempre desarrollar la capacidad de generar energía con fines pacíficos. 

Esta política es cuestionada por el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), conformado —entre otras naciones— por Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Inglaterra y Alemania. 

Morales finalizó el miércoles su segunda visita oficial a Irán, en la cual —entre otras cosas— firmó el contrato de un crédito por 200 millones de euros ($us 278 millones). 

Según el Jefe de Estado, Irán exporta más del 50% de la electricidad que produce con su programa nuclear. 

“Se exporta a tres países y son divisas para la República Islámica de Irán”, manifestó. Para el 2010, ese país prevé generar 6.000 MW, señala un reporte de Erbol.Objetivo. 

Morales recordó la intención del gobierno de exportar energía eléctrica. Recordó que expertos internacionales le aconsejaron la instalación en Bolivia de plantas hidroeléctricas y le dijeron que con ello el país “estaría exportando energía y ganaría más que con (la venta de) gas o petróleo”. 

Uno de esos proyectos, citó, es el de la hidroeléctrica de Cachuela Esperanza, en Beni, que ya cuenta con un estudio a diseño final y en el que se invertirán $US2.000 millones. 

La planta generará 960 MW, “casi el 100% es para exportar, para vender energía”, aseguró Morales.En este sentido, anunció que “esta planta nuclear con fines pacíficos y energéticos es (para) producir energía y exportar energía. No estamos hablando de bombas atómicas, es lo que quieren confundir”. 

Haciendo alusión a las plantas nucleares instaladas en países vecinos como Brasil y Argentina, declaró: “¿Por qué nosotros no podemos tener (una planta) si tenemos materia prima. Es decir, ayúdenme a soñar, soñemos todos para tener esta clase de energías y exportarla”. 

Agregó que la iniciativa pretende generar nuevas divisas para Bolivia y, con ello, generar movimiento y crecimiento económico. Además de las hidroeléctricas, el gobierno tiene previsto implementar una serie de proyectos energéticos como plantas termoeléctricas y otras de energía eólica (obtenida del viento) y geotermia (la energía termal acumulada bajo la tierra). El interés de crédito es de 2,7%. 

Detalles. El presidente Evo Morales informó que el préstamo de 200 millones de euros ($US278 millones) es a 16 años plazo, con cuatro años de gracia y un interés anual de 2,7%. “Prácticamente es un crédito concesional”, afirmó. 

Destino. Según el mandatario boliviano, los recursos del crédito se van a invertir en temas productivos como la instalación de una planta textil en el país, la compra de equipos para las plantas procesadoras de leche y la posible implementación de una ensambladora de tractores. 

Irán quiere fabricar baterías de litio. El presidente Evo Morales informó ayer que, a través de un memorando de entendimiento, Irán expresó su interés por ser socio de Bolivia en la tercera fase del proceso de industrialización del litio, es decir, la fabricación de baterías en el país. 

“Bajo un memorando de entendimiento, que no es un contrato, se expresa que el gobierno iraní manifiesta su interés por participar como socio (de Bolivia) en la fase de industrialización hasta llegar a la producción de baterías de litio y otros productos industrializados en Bolivia y no afuera”, afirmó ayer, en Cochabamba. 

El 21 de octubre, el Mandatario  presentó públicamente la Estrategia Nacional de Industrialización de los Recursos Evaporíticos. Ese día dejó en claro que el país encarará solo el proceso, hasta la producción industrial de carbonato de litio. 

Aseguró que sólo se necesitarán socios para la provisión de tecnología para fabricar baterías. 

"Es un acta de entendimiento (...). Lo más importante es que (Irán) ya quiere ser socio en baterías de litio y no sólo en carbonato de litio, ésa es la ventaja de este acuerdo. Si sobre eso privados, Estados quieren participar, bienvenidos. La comisión a la cabeza del Ministro de Minería, los responsables del litio seguirán entablando el diálogo”, dijo Morales. 

El 24 de noviembre del año pasado, ambos países firmaron un primer memorando de entendimiento. En el mismo, Irán manifestó su interés por ser parte del Comité Científico que realiza tareas de investigación y desarrollo de procesos en el tema litio.